ARTE

Sé lo que hicisteis el fin de semana

Los ‘gallery weekends’ sustituyen gradualmente a las ferias como espacios de compraventa a una escala íntima y urbana, agradable para los coleccionistas y, por encima de todo, compatible con las reglas de seguridad

Exposición en la galería Senda de Barcelona.
Exposición en la galería Senda de Barcelona.ROBERTO RUIZ

Funcionan como imanes, como todo lo que es alentador, entusiasta e insinuante. Las semanas del arte, conocidas internacionalmente como gallery weekends, llevan tiempo animando la escena cada vez que acaba o empieza el curso artístico, a veces a modo de vernissage y otros bajo el broche del finissage. El aire festivo ayuda a sumarse al espíritu colectivo que circula siempre en los cambios de ciclo y que tanto invita a la celebración. De ello se sirve este evento anual cuyo principal objetivo es poner al alcance de los distintos públicos la experiencia del arte, a la vez que fomenta actividades en relación a las exposiciones y el trabajo de los artistas. Una puerta abierta al trabajo que hacen las galerías, a menudo mal entendido, desconocido para muchos aunque gratuito para todos, y que supone el primer eslabón profesional para luego ver el trabajo de los artistas en museos y colecciones. El principal objetivo es pensar globalmente y actuar localmente. A largo plazo, la idea es atraer a los coleccionistas internacionales, aunque la inmediatez pasa por generar contexto y reflexionar sobre el papel de las galerías al margen del mercado, dentro del ecosistema cultural.

Más información

En los corrillos artísticos se habla ya del gallery weekend como un nuevo formato de feria. Ante un 2020 donde se ha tambaleado todo, especialmente el calendario ferial, las semanas del arte parecen ofrecer ese acercamiento al arte amplio pero a una escala menor, más personal y directa, donde ver exposiciones y conocer a artistas en sus estudios y contextos. Una tipología de evento donde, además, conocer la oferta cultural de centros de arte y museos en ciudades distintas, y donde preservar esa distancia e intimidad tan codiciada ahora mismo y tan difícil de mantener en los grandes foros globales. Incluso cuando se eliminen las restricciones, es poco probable que los coleccionistas deseen enfrentarse a grandes filas, a hacerse tests o formularios, y a la incomodidad que representa viajar ahora mismo.

Este año todas las expectativas estaban puestas en Londres el pasado mes de junio. Fue el primer gallery weekend tras la pandemia. También el primero que se celebraba en la capital inglesa. Un auténtico experimento para una ciudad con graves daños en su liderazgo dentro del mercado europeo y no solo por la pandemia, sino también por el Brexit. Surgió en un grupo de WhatsApp tras el entusiasmo de Jo Stella-Sawicka, directora de la Goodman Gallery, y de Jeremy Epstein, cofundador del espacio Edel Assanti en el barrio de Fitzrovia. En total, se sumaron 139 espacios, grandes y pequeños, oxigenando las estrechuras del ecosistema artístico londinense. Fue un éxito. Todos apostaron por sus mejores nombres, de Victoria Miró con Yayoi Kusama a la galería Skarstedt con la pintora canadiense Jaclyn Conley, cuyas obras están ya en manos de la familia Obama. La idea es repetirlo cada año la primera semana de junio, coincidiendo con las grandes exposiciones de la Royal Academy y del pabellón de arquitectura de la Serpentine. También aprovechando que es el fin de semana anterior al Zúrich Art Weekend, que desemboca directamente en Art Basel, que este 2021 se celebra este mes (del 24 al 26), no sin un sinfín de condicionantes de viaje, a coste del curioso del arte. Sería la traca final de temporada, a la que se suman también París, Montreal, Ámsterdam y Budapest, una fiesta de las galerías que toma el relevo pasado el descanso estival.

'Entre el encima y el debajo', obra de Daniela Libertad en NF Galería.
'Entre el encima y el debajo', obra de Daniela Libertad en NF Galería.LUIS CAMACHO

En nuestro país, Madrid lo hace con Apertura, que termina mañana. Luego vendrá el Barcelona Gallery Weekend, del 15 al 19. Palma de Mallorca celebra su Nit de l’Art a partir del 16, y más tarde llega Abierto València, del 23 al 25. Estos días también celebran su semana del arte en Berlín y Miami, mientas que la de Lisboa y Milán tendrán lugar en noviembre.

Para un artista, abrir temporada en una galería es como conseguir la mejor pared del estand de una feria. Cantar bingo. Este año, con un formato híbrido que combina los viewing rooms, las exposiciones in situ, las visitas guiadas, el tour por estudios de artistas (Madrid estrena esta semana Obertura Carabanchel, donde se concentran muchos de ellos), así como una fuerte apuesta digital con la creación de la app de Apertura, la idea general es apostar por los artistas con más proyección o las exposiciones colectivas más especiales, como la que mezcla a Olafur Eliasson y Juan Muñoz en galería Elvira González o la muestra Ni cocido ni crudo en Àngels Barcelona, que rinde un bonito homenaje a la histórica Estrany-de la Mota. Entre los grandes nombres están Esther Ferrer (1Mira Madrid), Concha Jerez (Freijó, Madrid), Hans Peter-Feldmann (ProjecteSD, Barcelona), Chisto y Jeanne- Claude (Guillermo de Osma, Madrid), Chillida (Cortina, Barcelona), Miquel Navarro (Fernández-Braso, Madrid), Sarah Grilo (MaisterraValbuena, Madrid), Gonçalo Sena (Heinrich Ehrdardt, Madrid), Julian Rosefeldt (Helga de Alvear, Madrid) y Mercedes Azpilicueta (NoguerasBlanchard) también son de visita obligada.

Obra de Juan Baraja en la galería Ponce + Robles.
Obra de Juan Baraja en la galería Ponce + Robles.

Al margen, la apuesta española es fuerte: Mateo Maté (PalmaDotze, Barcelona), Miquel Mont (RocíoSantaCruz, Barcelona y Formato Cómodo, Madrid), José Luis Cremades (Luis Adelantado, Valencia), Teresa Solar (Joan Prats, Barcelona), Elvira Amor (Moisés Pérez de Albéniz, Madrid), Mar Solís (PuxaGalería, Madrid), Fernando Sánchez Castillo (Albarrán Bourdais, Madrid), Belén Uriel (The Ryder, Madrid), Elena Aitzkoa (Rosa Santos, Madrid), Juan López (Juan Silió, Madrid), Álvaro Urbano (Travesía Cuatro, Madrid)… Aunque atentos con esos otros nombres no tan conocidos, pero llenos de sorpresas, como Daniela Libertad (NF/Nieves Fernández, Madrid) o Dorian Sari y Rosa Tharrats (Bombon Projects, Barcelona), los espacios que se escurren de la definición ortodoxa de galería, como lo que se avecina en Pradiauto (Madrid) y Dilialica (Barcelona), o las propuestas de galerías alejadas del centralismo de Madrid o Barcelona, como Cibrián, en San Sebastián, o PM8, en Vigo. Un sinfín que citas que confirman el bum de los gallery weekends, en el mejor de los casos, o una futura burbuja, en el peor.

Apertura - Madrid Gallery Weekend. Hasta el 12 de septiembre.

Barcelona Gallery Weekend. Del 15 al 19 de septiembre.

Abierto València. Del 23 de septiembre al 25 de septiembre.

Puedes seguir a BABELIA en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50