Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Concha Jerez frente a la memoria

El cierre de los museos ha dejado las grandes exposiciones de la temporada en suspenso. ‘Babelia’ propone una visita virtual de las más destacadas. Hoy: la dedicada a Concha Jerez en el Reina Sofía

'Seguimiento de una noticia' (1977), de Concha Jerez. Ver fotogalería
'Seguimiento de una noticia' (1977), de Concha Jerez.

Concha Jerez (Las Palmas de Gran Canaria, 1941) ganó el premio Velázquez en 2017 por sus arriesgados planteamientos estéticos y el carácter innovador de sus propuestas multidisciplinares. Ese premio llevaba consigo 100.000 euros y la exhibición de su obra en el Reina Sofía. La exposición tendría que haberse visto entre el 28 de abril y el 21 de septiembre, pero como tantos otros proyectos, la muestra está cancelada. Si las circunstancias lo permiten se intentaría inaugurar el 30 de junio o ya en el mes de septiembre.

Desde su domicilio madrileño, Jerez explica por teléfono que guarda en su estudio el centenar de piezas que se verán en la exposición. Entre pausas dedicadas a acompañar a su madre, de 102 años, asegura que todo el proyecto sigue intacto y listo para ser montado en cuanto la situación lo permita.

Bajo el título de Que nos roban la Memoria, la exposición tendrá un montaje y un escenario inusuales. Se extenderá por las cuatro escaleras principales y bajo las bóvedas del edificio Sabatini con instalaciones referidas a la memoria. Las salas de protocolo serán ocupadas por el archivo de la artista y en la tercera planta del viejo hospital se exhibirán obras creadas desde la posguerra, pasando por la Transición, para llegar hasta sus trabajos más reconocidos de la década de los 90.

“La memoria es el hilo conductor en toda la exposición”, cuenta la artista. El título procede de una instalación de 2002 que se ha podido ver en varios museos y en la que la fotografía y el dibujo le servían para recordar acontecimientos clave del siglo XX, junto a hechos no conocidos por haber sido silenciados por los medios de comunicación y los narradores de la historia oficial. Las instalaciones que se extenderán por cada una de las cuatro escaleras tratan de la memoria silenciada (la represión franquista a partir de 1939), la memoria olvidada (la que alberga el edificio del museo levantado sobre las ruinas de un hospital), la memoria autocensurada y la memoria escrita. En este último apartado se proyectará el vídeo El Jardín de las palabras escritas, con las voces de más de 60 poetas leyendo su obra. Es un documento sonoro que Jerez ha podido realizar buscando en archivos españoles y latinoamericanos. “Fue una tarea difícil por la costumbre de acompañar con música las intervenciones de los escritores. Pero las voces elegidas se escuchan perfectamente”, asegura la artista. “Sobrecoge escuchar lo bien que leían Mario Benedetti o Rosario Castellanos. Y sorprende lo mal que lo hacía Pablo Neruda, por poner un ejemplo sorprendente”.

Entre las piezas escogidas para la tercera planta, se recogerán todos los temas habituales en la obra de esta artista ampliamente representada en los museos, pero poco interesada en el mercado. El feminismo, la sociedad de consumo, los abusos del poder financiero y político, la censura y la pérdida de la libertad son algunos de los asuntos que se podrán ver en forma de sumarios, sentencias y acciones de protesta.

FOTOGALERÍA: Un paseo por la exposición Que nos roban la Memoria.