Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ‘top ten’ del coleccionismo en español

Más de un 60% de la compraventa anual de arte en España se produce en Arco. La feria tiene la fidelidad de un potente grupo de coleccionistas latinoamericanos y nacionales

De izquierda a derecha y de arriba abajo: Jaime Sordo, Patricia Phelps de Cisneros, Josep María Civit, Elena Foster Ochoa, Ernesto Ventós, Helga de Alvear, Jorge Pérez, María Asunción Aramburuzabala, Eduardo Constantini, Aníbal Jozami.
De izquierda a derecha y de arriba abajo: Jaime Sordo, Patricia Phelps de Cisneros, Josep María Civit, Elena Foster Ochoa, Ernesto Ventós, Helga de Alvear, Jorge Pérez, María Asunción Aramburuzabala, Eduardo Constantini, Aníbal Jozami.

Desde que Arco abrió sus puertas en 1982, la idea de negocio ha estado clara entre sus organizadores, por más que la etiqueta de evento cultural haya sido la que más ha calado entre el público más fiel. Organizadores, galeristas y artistas participan con el legítimo objetivo de vender su obra y, cuanto más, mejor. De hecho, las ventas de obras de arte contemporáneo que se realizan en España a lo largo del año tienen en Arco su mejor punto de venta. El informe de la especialista Clare McAndrew para la Fundación Arte y Mecenazgo del pasado año aseguraba que más del 60% de las operaciones se realiza durante la feria, un dato que comparten los responsables de Ifema. Para mantener o aumentar ese porcentaje, Arco no duda en destinar una gran parte de su presupuesto a atraer al máximo de compradores posibles. El pasado año, de 4,5 millones de euros, se destinó cerca de 1,5 para invitar a 300 grandes coleccionistas de todo el mundo. Este año son 250.

Ese grupo de vips que los galeristas persiguen recorren los pabellones de Arco los dos días anteriores de su apertura al público, realizan visitas privadas a las galerías y museos y son agasajados en los mejores restaurantes de Madrid. La organización se ocupa de sus billetes de avión y estancia en hoteles. Los galeristas habituados a viajar por las principales ferias del mundo (Basilea, Colonia, París, Maco, Bogotá o Buenos Aires) dan fe de que casi siempre son los mismos personajes. Estos Médicis del siglo XXI se conocen entre ellos y muchas veces compiten en las subastas por las mismas piezas.

En lo alto de la pirámide se encuentra un pequeño grupo de nombres que nunca se sabe si finalmente aparecerán o no. Sus agendas y la seguridad pueden desbaratar sus planes, aunque siempre pueden contar con un equipo de expertos que actúen en su nombre. Aquí se puede hablar del ruso Román Abramóvich, el estadounidense Paul Allen (cofundador de Microsoft), los emperadores del lujo Hélène y Bernard Arnault, los reyes de los casinos Stephen y Elaine Wynn o la exjequesa de Qatar Sheikha Mozah bin Nasser.

Más de carne y hueso y con presencia casi asegurada son los influyentes directores de museos como el MOMA, el Pompidou o la Tate, junto a poderosos comisarios como Estrellita Brodsky y coleccionistas europeos como Patricia Sandretto y Francesca Thyssen, dos habituales de la feria.

Pero en Arco, a diferencia de otras ferias, hay un potente grupo de latinoamericanos que, junto a los españoles, forman un importantísimo conjunto de compradores. Como en toda selección, la lista podría ser mucho más amplia, pero todos los que están son indiscutibles adictos al arte.

Latinoamericanos

El ‘top ten’ del coleccionismo en español

Patricia Phelps de Cisneros, casada con el empresario venezolano Gustavo Cisneros, uno de los hombres más poderosos de Latino­américa (su fortuna ronda los 4.200 millones de dólares), lleva más de 30 años dedicada al coleccionismo y mecenazgo. Ocupa el lugar 21º en la lista de los más poderosos del mundo del arte, según Art Review. Es patrona del MOMA, de la Tate y del Reina Sofía, donde tiene depositadas 30 obras maestras.

El ‘top ten’ del coleccionismo en español

María Asunción Aramburuzabala (1963, Ciudad de México), nieta de inmigrantes españoles que hicieron fortuna con la cerveza, es hija de Pablo Aramburuzabala, número 6 de la lista Forbes de los mexicanos más ricos en 2015 y el 265 a escala global. Presidenta y directora general del fondo de inversión Tresalia Capital, es dueña de una gran fortuna. En 2012 figuraba en la lista de los 200 mayores coleccionistas del mundo de la revista ArtNews. Se sabe poco de sus gustos, pero entre sus favoritos están Takashi Murakami, Christopher Wool y Paul McCarthy.

Aníbal Jozami.
Aníbal Jozami.

Aníbal Jozami (Buenos Aires, 1949), sociólogo y empresario. Junto a su esposa, la periodista brasileña Marlise Ilhesca, son dueños de una colección en la que los nombres internacionales se suman a los de los artistas del Cono Sur. En 2014 mostraron en el Lázaro Galdiano 90 obras de autores como Antonio Berni, Luis Felipe Noé o Luis Seoane, Christian Boltanski, Ana Mendieta, Leandro Erlich y Tunga. Los Jozami compran guiados exclusivamente por su gusto personal. “Nos gusta visitar los estudios de los artistas, pero solemos comprar en galerías y ferias y muy pocas veces en subastas. Jamás gastaríamos esos disparates de dinero que se ven en los noticieros”, aseguran.

El ‘top ten’ del coleccionismo en español

Jorge Pérez (Buenos Aires, 1949), hijo de padres cubanos, vivió en Colombia antes de mudarse a Miami en 1968. Multimillonario gracias a sus negocios inmobiliarios, a los 20 años inició una colección de arte con nombres como los de Roberto Matta, Diego Rivera, Wifredo Lam y Joaquín Torres-García y desde entonces no ha parado de comprar. Una parte de su inmensa colección, 110 obras, forma parte de la colección permanente del Perez Art Museum Miami desde 2013. El pasado año confesó haber comprado en Arco obras de Luis Gordillo, Almudena Lobera, Rubén Guerrero, Julião Sarmento, Catarina Diaz, Ernesto Neto, Rafael Lozano-Hemmer, Gonzalo Lebrija, Mario García Torres y Jorge Méndez Blake.

El ‘top ten’ del coleccionismo en español

Eduardo Costantini (1946, Buenos Aires), empresario y agente de Bolsa, en 2001 creó el MALBA, uno de los museos de arte contemporáneo más bellos del mundo, donde se expone una gran parte de su colección, 500 obras, de latinoamericanos del siglo XX. Comprador habitual en subastas y ferias, colabora con otros espacios museísticos para difundir la obra de los artistas americanos.

ESPAÑOLES

El ‘top ten’ del coleccionismo en español

Helga de Alvear (Kirn/Nahe, Alemania, 1936) es una de las galeristas más importantes del mundo y una de las coleccionistas de arte contemporáneo más relevantes. Su nombre es uno de los pocos españoles que aparece en la lista de ArtNews como una de las más influyentes. Clienta habitual de las galerías europeas y de Arco, en su colección figuran grandes nombres de la creación más innovadora: Helena Almeida, Elena Asins, Francis Alÿs, Olafur Eliasson, Jeff Wall, Thomas Hirschhorn o Ai Weiwei.

El ‘top ten’ del coleccionismo en español

Ernesto Ventós (Barcelona, 1945), empresario perfumista, inició hace 40 años una colección en la que lo importante eran las sugerencias olfativas. Es dueño de la colección olorVISUAL, con obras de Jannis Kounellis, James Claro, Oleg Dou, Manel Armengol y David Ymbernon, entre otros muchos.

El ‘top ten’ del coleccionismo en español

Josep Maria Civit (Montblanc, Tarragona, 1947), diseñador, asegura que no colecciona obras sino formas de pensar. Eso sí, todas las piezas tienen que sobresalir por su belleza. En Palamós guarda un millar de obras en las que el arte conceptual tiene un gran protagonismo. Y además, no se priva de los grandes nombres: Damien Hirst, Pierre Gonnord, Joana Vasconcelos, João Louro, Franz West, Liliana Porter, Susy Gómez, Otto Zitko, Joan Brossa, Ana Laura Aláez, Jeff Koons, Carmela García o Per Barclay.

El ‘top ten’ del coleccionismo en español

Jaime Sordo (Santander, 1945). El empresario es representativo del coleccionista medio español que asiste a Arco y gasta unos 40.000 euros. Presidente de 9915, asociación que agrupa a 62 coleccionistas, inició su serie en los setenta. Hoy tiene unas 300 obras. Primero de la Escuela de París y los informalistas. Después fotografía y ahora instalación. Guarda su tesoro en su casa de Villaescusa a la espera de poder contemplar juntas todas sus adquisiciones en un museo.

El ‘top ten’ del coleccionismo en español

Elena Foster Ochoa (Ourense, 1958), editora, comisaria y fundadora de Ivorypress, es una de las coleccionistas más activas en el mercado internacional. Premio Iberoamericano de Mecenazgo en Arte 2016, junto a su marido, el arquitecto Norman Foster, realiza un importante trabajo a favor de la promoción de los artistas españoles en foros internacionales.