Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Fundación Tàpies recupera el arte vitalista de Hans-Peter Feldmann

El artista extrae sus temas de la vida cotidiana

Hans-Peter Feldmann (Düsseldorf, 1941) es el tipo de artista que se mantiene al margen de sus propias definiciones. 'Mi trabajo me explica. No tengo palabras para definirlo'. Su parquedad da sentido al título de la exhibición que presenta hasta el 27 de enero en la Fundación Tàpies: Exposición de arte. Este enunciado no es tan adusto como parece ya que, con una gran dosis de ironía artística, pretende poner sobre aviso al futuro espectador. Aunque la mayoría de piezas expuestas correspondan a objetos y situaciones cotidianas, 'la intencionalidad del creador es plantear interrogantes sobre los límites del arte, sobre su función, sobre la autoría del mismo y sobre sus procesos de elaboración', tal como explicó la comisaria de la exhibición, Helena Tatay.

La intersección de la vida y el arte a través de objetos cotidianos que realiza Feldmann es un tipo de trabajo habitual en muchos de los creadores actuales. Pero no lo era tanto cuando empezó a trabajar en ello en la década de 1960. 'Feldmann, junto con Hans Haacke o Warhol, por citar algunos de los artistas que han expuesto en nuestro centro, es de los creadores que desde una visión crítica de la sociedad plantearon un cuestionamiento del consumismo que luego ha marcado a otras generaciones posteriores', explicó la directora de la Fundación Tàpies, Nuria Enguita.

Vivencias personales

Esta visión social no está, sin embargo, exenta de una carga notable de vivencias personales. Fieldmann creció en la Alemania de la posguerra. Criado en la población de Hilden, su infancia y adolescencia estuvo marcada por la búsqueda y captura de imágenes. Visiones que le llegaron mediante la impositiva cultura estadounidense que hacia borrar de cuajo el recuerdo de los años del nazismo. Esta cultura visual es la que articula y conduce todo su discurso. La exposición se inicia con un conjunto de postales, un soporte que forma parte de la mitología coleccionista nostálgica más primaria. La descontextualización de las mismas permite una amplia gama de sugerencias al visitante. El trabajo de Feldmann necesita, tal como recordó Nuria Enguita, 'de la participación del espectador para que quede totalmente definido'.

Fieldmann, como puede comprobarse en la exposición, se apropia de todos los soportes impresos de masas, tanto en su vertiente informativa como publicitaria, e intenta con esos mismos medios establecer la crítica de la sociedad de consumo. En ocasiones, su formulación artística tiene un origen inverso y su fuente de creación no son elementos externos, sino su propia actividad. Viendo que el arte y él mismo formaban parte de este proceso decidió abandonar la práctica artística en 1980. Tras un compás de espera de 10 años volvió a reanudar su trabajo artístico.

Exposición de arte, una coproducción de la Fundación Tàpies, el Centre National de la Photographie de París, el Museo Ludwig de Colonia y el Fotomuseum Winterthur, presenta en su planta sótano dos series fotográficas de Feldmann que plantean el anverso y el reverso de la existencia. Por un lado, la serie 100 years representa la vida a través de 101 retratos de personas diferentes, de los 0 a los 100 años; y Die Toten, que presenta imágenes de muertos por la violencia terrorista en Alemania.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 24 de noviembre de 2001