EXPOSICIONES

Las galerías buscan superar la crisis por la pandemia con la unión del sector

El Barcelona Gallery Weekend abre la temporada expositiva con más propuestas que nunca

Imagen de la obra 'W. Virus' de Lluís Barba, que puede verse en la Galería Contrast de Barcelona..
Imagen de la obra 'W. Virus' de Lluís Barba, que puede verse en la Galería Contrast de Barcelona..

La covid-19 se ha convertido en la protagonista indiscutida de nuestra actualidad desde hace ya más de seis meses. No extraña, por tanto, que ya tenga su retrato en una instalación donde el virus, convertido en esferas con balas de arma de fuego incrustadas sustituyendo a las proteínas que le permiten engancharse a nuestro organismo, cuelga del techo ondeando al paso del visitante como si estuviera buscando un huésped. La obra forma parte de la exposición de Lluís Barba con la que la galería Contrast participa en el Barcelona Gallery Weekend (BGW), la manifestación que desde hace seis años da el pistoletazo de salida a la nueva temporada expositiva.

Pese al coronavirus, la edición que involucrará 28 galerías y medio centenar de artistas desde este jueves 17 al domingo 20 —aunque muchas muestras prolongan su duración—, será la más amplia de toda su historia. “Este año no hay eventos paralelos ni intervenciones de arte público, todo pasará en las galerías que han hecho un esfuerzo especial para organizar un intenso programa de actividades, que ofrece una instantánea de la variedad de prácticas y lenguajes de la escena artística catalana”, explicó este martes Susanna Corchia, directora del BGW desde hace cuatro años.

Además de las visitas guiadas por los artistas, las presentaciones de expertos y los Gallery Walks organizados por la feria madrileña ARCO, el programa prevé muchas iniciativas, todas previa inscripción. La Sala Parés inaugura la muestra de Toni Catany con un recital de piano y poesía. Alalimón, con Virginia Rota, y Taché, con Miguel Ángel Campano, organizan talleres para niños, mientras que Senda, con Peter Halley, ofrece actividades familiares y Bombon Project, una performance de Anna Dot.

Música en directo y performance del artista también en Chiquita Room, que para su primera participación en BGW, propone una muestra de Pedro Torres con obras entrelazadas en diferentes medios: sonido, neón, texto, vídeo e instalación. “Es un proyecto inédito sobre la curvatura del espacio-tiempo y nuestra relación con la fuerza de la gravedad”, explica Laura González, que fundó hace dos años de este espacio concebido como galería, residencia artística, productora cultural y editorial de libros de artista.

También Àngels Barcelona presenta un proyecto nuevo, el de Mabel Palacín en colaboración con el arquitecto milanés Mirko Mejetta, que cuestiona la relación entre el espectador, las imágenes y el espacio, así como otras ideas sobre la noción de libertad y su asociación con la imaginación y la sincronía. Muy potente es la propuesta de Fernando Prats en la galería Joan Prats, que reúne trabajos realizados durante la participación del artista en las protestas de Chile, su país de origen, cuando falta poco para conmemorar un año de aquellos hechos sangrientos, en los que 650 personas en dos meses perdieron la visión de un ojo a causa de las balas de goma de los carabineros.

La presencia de coleccionistas extranjeros se ha reducido drásticamente —de un centenar de otros años se ha pasado a una docena de incondicionales—, pero las instituciones locales han reforzado su apoyo al arte contemporáneo y también sus presupuestos de compra.

Solo para este año el Fondo de Arte de la Generalitat ha pasado de 150.000 a 400.000 euros —una medida promovida por la ahora consejera de Cultura, Àngels Ponsa, en su etapa como directora general del Departamento— y la Fundación Vila Casa, el Macba, DKV Seguros y otras empresas han ratificado sus compromisos de compra. “Solo echamos en falta el apoyo de La Caixa y del Banc Sabadell”, apuntó Álex Nogueras, presidente de la asociación Art Barcelona.

Sorteo de 2.000 euros para adquirir obras

Para paliar el perjuicio causado por la cancelación continua de ferias, incluida SWAB de Barcelona, que se han trasladado en masa al espacio virtual, las galerías se repliegan y buscan en la unión del sector la fuerza para resistir la embestida de la crisis. Como todo evento, también BGW ha potenciado la vertiente digital, ampliando su plataforma online y dotándola de recorridos pregrabados por los artistas, colgados a disposición del público virtual. Además del programa de adquisiciones para empresas y coleccionistas privados, BGW ha dado una vuelta de tuerca a su iniciativa Artévete, creada para acercar al público más joven y menos especializado. Se trata de tres vales de 2.000 euros cada uno para adquirir obras, que se sortearán entre todos aquellos que, tras visitar las muestras, publiquen en Instagram las fotografías de sus obras más deseadas.


Lo más visto en...

Top 50