Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crisis alimentaria

Alemania descarta que los pepinos españoles analizados sean los causantes del brote de 'E.coli'

Aguilar reclama a la UE "medidas extraordinarias y de urgencia" para compensar al sector hortofrutícola español.- "Alemania reconoce que los pepinos españoles no son la causa", señala el secretario de Estado de Agricultura alemán

Un alivio parcial para la huerta española. Los científicos alemanes descartan ya que las bacterias encontradas en dos de los pepinos españoles analizados en Hamburgo causaran el brote de infecciones por Escherichia coli enterohemorrágica (EHEC, por sus siglas en inglés) en el norte de Alemania. Así lo ha reconocido hoy la senadora (ministra) de Sanidad de la ciudad-Estado, Cornelia Prüfer-Storcks, a partir de los análisis realizados por el Instituto de Higiene hamburgués. "Alemania reconoce que los pepinos españoles no son la causa", ha señalado el secretario de Estado de Agricultura alemán, Robert Kloos, en unas declaraciones recogidas por Reuters en Hungría, donde se ha celebrado una reunión de ministros de Agricultura de la Unión Europea. En la misma, la ministra española, Rosa Aguilar, ha anunciado que España pedirá a Bruselas compensaciones para el sector hortofrutícola español.

El pasado jueves, Prüfer-Storcks anunció que tres pepinos españoles contaminados por EHEC estaban bajo sospecha de haber causado el brote. Tras descartarse en dos casos, ahora hay que ver si las bacterias encontradas en los otros dos pepinos analizados, uno de ellos de origen español y otro de origen desconocido, también están libres del EHEC 0104, la cepa que ha sido identificada como la causante del brote infeccioso en el país. "[Si eso se confirma] estaremos muy poco mejor que al principio", ha reconocido Prüfer-Storcks. De hecho, ha informado de que en el Estado vecino de Meckelmburgo-Pomerania Anterior (noreste de Alemania) se han encontrado verduras contaminadas de EHEC "procedentes de otros lugares además de España".

La senadora ha comparecido ante la prensa junto al alcalde-gobernador de la ciudad, el también socialdemócrata Olaf Scholz, y al jefe del Instituto de Higiene local Hans-Joachim Breetz. Los tres han insistido en que la situación "no se ha solucionado". Conviene, han reiterado, observar las normas de higiene y evitar los pepinos, la lechuga y el tomate crudos. Vengan de donde vengan. Sobre el enfado de los campesinos y algunos políticos españoles, el veterano Scholz se ha adelantado a Prüfer-Storcks para apuntar que no le cabe "ninguna duda de que los políticos españoles quieren solucionar el caso y no hacer política con él".

Las autoridades sanitarias alemanas siguen buscando el origen de la infección mientras permanece la alerta alimentaria. En Hamburgo hay 569 pacientes afectados por bacterias EHEC. En el foco de la infección de EHEC, en el norte de Alemania, la preocupación por el brote de E.coli se agrava por el desconocimiento del origen infeccioso. Ya han muerto en todo el país 15 personas, 13 de ellas mujeres, desde que comenzó la ola infecciosa de EHEC 0104, que además se ha cobrado otra víctima mortal en Suecia, aunque se trata de una persona que había viajado a Alemania. 110 personas ingresadas en los hospitales de Hamburgo han desarrollado el peligroso síndrome urémico hemolítico, conocido por su acrónimo inglés HUS. Breetz ha destacado que el actual brote infeccioso de EHEC no tiene precedentes en Alemania.

Aguilar: "No hay ningún problema en origen"

Poco antes de anunciarse los primeros resultados de los análisis, la ministra de Medio Ambiente, Rural y Marino, Rosa Aguilar, ha realizado una contundente defensa de la inocencia de los agricultores españoles en esta crisis. Lo ha hecho desde Debrecen (Hungría), donde ha participado en una reunión informal de ministros de Agricultura de la UE para abordar la crisis. "Entendemos que no hay ningún problema en origen", ha dicho Aguilar. Y a renglón seguido ha pedido a Alemania que "agilice los análisis" para averiguar el origen de la bacteria, que, como ha recordado Aguilar, solo ha afectado a personas que han estado en Hamburgo, incluido el caso del hombre que está ingresado en San Sebastián y la víctima mortal de Suecia, la primera fuera de Alemania.

A su llegada a Hungría, Aguilar ha avanzado que España reclamará indemnizaciones a Bruselas por los daños causados a los productores de hortalizas españoles. "Estamos ante una situación extraordinariamente grave e importante para el sector y creemos que en el Consejo que hoy vamos a celebrar se tienen que adoptar medidas de carácter extraordinario y de urgencia para el sector productor, no solo español, sino de la Unión Europea", ha dicho la ministra antes del encuentro. Durante el mismo se ha acordado la celebración de un consejo extraordinario de ministros de Agricultura de los Veintisiete, probablemente el próximo 17 de junio, para analizar la situación derivada de la crisis.

La representación alemana en Debrecen ha corrido a cargo del secretario de Estado de Agricultura, Robert Kloos, ya que la ministra del ramo, Ilse Aigner, ha preferido quedarse en Berlín para gestionar la crisis. Durante la reunión, con cierta tensión entre Aguilar y Kloos, según fuentes diplomáticas citadas por France Presse, el secretario de Estado alemán ha defendido la actuación de las autoridades de Hamburgo. Sin embargo, en unas declaraciones que Reuters sitúa en los pasillos de la reunión, Kloos ha dicho que "los pepinos españoles no son la causa" de la crisis alimentaria. Las acusaciones de España no son las únicas que ha escuchado Kloos. La ministra belga, Sabine Larelle, ha calificado de "irresponsable" la gestión alemana y ha asegurado que "más retrasos [en la identificación del foco] no son razonables".

Paralización de ventas

El temor a que la bacteria pudiera tener su origen en España ha supuesto que, en las últimas 24 horas, se hayan paralizado contratos de exportación para la mayor parte de las hortalizas e incluso de algunas frutas de verano. Además, camiones que ya estaban en destino han sido rechazados.

El mercado español de hortalizas estaba ayer prácticamente paralizado y toda la producción nacional de verduras sufría el castigo por la alarma por los supuestos pepinos contaminados. Las muertes producidas en Alemania por la bacteria E. coli (14 hasta hoy) se han traducido en la paralización casi total de las exportaciones desde España a los países de Centroeuropa, así como a Rusia y, en menor medida, a Reino Unido. El temor a que la bacteria pudiera tener su origen en España ha supuesto que, en las últimas 24 horas, se hayan paralizado contratos de exportación para la mayor parte de las hortalizas e incluso de algunas frutas de verano. Además, camiones que ya estaban en destino han sido rechazados.

"Debilidad del Gobierno"

Mientras tanto, el PP trata de sacar provecho político de la situación. La portavoz del partido en el Congreso, Soraya Sáenz de Santamaría, ha dicho en la rueda de prensa posterior a la Junta de Portavoces que la crisis "se ha achacado y mucho a la debilidad del Gobierno" y que, en este sentido, su partido ha presentado una proposición no de ley que insta a la defensa del sector por parte del Gobierno. La propuesta, ha explicado Sáenz de Santamaría, reclama que se exijan responsabilidades y compensaciones económicas ante las autoridades comunitarias, además de poner en marcha una campaña de promoción, con cargo a los fondos comunitarios, para restablecer la imagen y el prestigio de los productos españoles, informa Efe.

Preguntas y respuestas sobre la bacteria

- ¿Cuántos análisis se han hecho? ¿Por qué tardan tanto? Hay dos Administraciones trabajando a la vez: la española y la alemana. Cada una investiga en su territorio. Por ejemplo, en España se analizan los cultivos, las verduras almacenadas, el agua, los abonos, la tierra... Y, en Alemania, los camiones, los almacenes. Encontrar E. coli es sencillo (casi se podría asegurar que va a encontrarse sin necesidad de análisis, porque es una bacteria muy frecuente). Pero determinar el tipo exacto lleva tiempo, porque hay que analizar sus proteínas o su ADN. Y luego hay que comparar cada muestra, porque puede haber una E. coli en España y otra en Alemania. Además, también hay muestras para las autoridades europeas, que hacen sus propios análisis.

- ¿Cuántos tipos de E. coli hay? Hay decenas. En este caso se está buscando la llamada O104, un tipo raro.

- ¿De dónde sale la bacteria? En general, la E. coli es una bacteria fecal. Está en el tracto digestivo de los animales (personas incluidas), y desde ahí puede acabar en el agua, en las plantas, en la tierra.

- ¿Cómo es posible que no haya enfermado nadie en España? Que el pepino era español es seguro; que la bacteria lo sea, no lo es. Hay dos posibilidades: que la bacteria llegara a los pepinos después de salir de España -es lo que se está investigando, y la opción que defienden los agricultores-, o que estuviera en partidas destinadas únicamente a la exportación. Esto no sería tan raro, ya que hay granjas cuya producción completa se exporta (España solo consume uno de cada tres pepinos que se producen en el país). De cualquiera de las dos maneras se explicaría que haya enfermos en Alemania, pero ninguno en España.

- ¿Qué otras posibles fuentes de contaminación hay? Si se descarta que la bacteria llegara a los pepinos en la huerta, todavía queda la opción del transporte (un camión mal lavado después de haber transportado ganado, por ejemplo). O que parte del cargamento de un camión cayera al suelo, o se contaminara al lavarlo, al cortarlo, al envasarlo... Por eso hacen falta tantos análisis.

- ¿Cómo evitar la infección? El calor mata a la bacteria. Si no se va a cocinar el alimento, hay que lavarlo muy bien (con agua y lejía) o, mejor aún, pelarlo por si la bacteria está en la piel.

Más información