Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crisis alimentaria

El ingresado en San Sebastián da negativo pero no se descarta la infección

El hombre, en estado grave, viajó por el norte de Alemania y consumió verduras frescas.- Se esperan para mañana los resultados definitivos para confirmar la infección

La noticia del primer afectado por el brote que se encuentra en territorio español se ha difundido hoy. Se trata de un guipuzcoano de 40 años que ingresó en el Hospital Donostia el pasado 22 de mayo con un cuadro intestinal agudo, después de un viaje al norte de Alemania, a Hamburgo concretamente, donde ingirió verduras frescas. Se trata, por tanto, de un "caso importado", tal y como ha definido la ministra de Sanidad, Leire Pajín. El paciente se encuentra en la UCI del Hospital Donostia tras haber sido intervenido quirúrgicamente por complicaciones de la enfermedad y se encuentra estable dentro de la gravedad. Los resultados de las diversas pruebas que se le han practicado hasta el momento son negativos, pero desde el Departamento vasco de Sanidad recuerdan que únicamente el 52% de los casos han sido confirmados con pruebas de laboratorio. Tanto las circunstancias como los síntomas demuestran una "altísima probabilidad" de que se trate de una infección de la bacteria E.coli Enterohemorrágica, según ha indicado el viceconsejero de Sanidad, Jesús María Fernández. A lo largo mañana se someterá a nuevas pruebas al paciente. Tanto el viceconsejero como el lehendakari, Patxi López, han incidido en que tomando las precauciones habituales no hay ningún peligro a la hora de ingerior frutas y verduras frescas.

De confirmarse la "alta probabilidad" de tener E.coli del paciente, sería el primer caso de una persona hospitalizada en España por el brote, cuyo origen se atribuye a dos partidas de pepinos que se exportaron desde Andalucía a Alemania, si bien se desconoce por el momento en qué punto de la cadena alimentaria se produjo la contaminación, si en origen o en el transporte o manipulación del producto. El viceconsejero vasco de Sanidad, Jesús María Fernández, ha asegurado durante una rueda de prensa en la delegación de Sanidad en Bilbao para informar del caso, que se trata del único que se está estudiando ahora mismo en España.

Fernández, junto con el director médico del Hospital Donostia, José Manuel Ladrón de Guevara, ha explicado que el internado, sedado, se encuentra estable dentro de la gravedad y evoluciona favorablemente. El hombre ingresó el pasado 22 de mayo en el centro médico con un cuadro intestinal agudo. En un principio, le fueron administrados antibióticos, pero debido a complicaciones de la infección que sufría fue intervenido quirúrgicamente. El día 26 ingresó en la Unidad de Cuidados Intensivos.

El paciente solo viajó por el norte de Alemania -donde se inició el brote y se registran el mayor número de víctimas- e ingirió verduras frescas, sin que se haya precisado cuáles. El viceconsejero de Sanidad ha declarado que se pueden seguir consumiendo verduras, pero adoptando normas higiénicas básicas como lavarlas bien antes de su ingesta.

Fernández ha dicho que no siempre es posible confirmar este tipo de infecciones y que no se va a tomar ninguna medida adicional porque no existe riesgo de contagio.

Otra ciudadana española se encuentra hospitalizada, pero en Hamburgo. Se trata de la atleta vallisoletana Elena Espeso, que lleva nueve días ingresada en un hospital de esa ciudad tras viajar hasta allí para correr en un maratón. Su testimonio a este periódico a través del teléfono añade más incertidumbre al confuso origen del brote. "Yo aquí no he comido pepino", asegura Espeso, que con su compañera de habitación, también afectada, repasa una y otra vez lo que comieron antes de sentirse mal para ver si coinciden en algo.

Una mujer de 87 años se ha convertido hoy en la última víctima mortal como consecuencia del brote en Alemania, por lo que se eleva a 15 la cifra de fallecidos, todos mujeres menos dos varones. El director del Instituto Robert Koch de Berlín, Reinhard Burger, precisó ayer que el número de afectados con el síndrome urémico hemolítico (SUH) que provoca este germen patógeno es ya de 352, mientras el número total de infectados es de 1.200. Hoy se ha registrado la primera muerte fuera de Alemania, en Suecia, donde ha fallecido una mujer de unos 50 años que se contagió durante un viaje a Alemania.