Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Crisis alimentaria

"No hace falta cerrar el mercado a todo"

La Comisión Europea espera aclarar mañana el origen de la bacteria

La Comisión Europea espera tener mañana como muy tarde los análisis que le permitan determinar el origen de la mortal intoxicación por la bacteria E. coli atribuida por Alemania a pepinos procedentes de España. "No sabemos dónde se produjo la contaminación", señala una fuente comunitaria, según la cual "no hace falta cerrar el mercado a todo" producto procedente de huertas españolas, como ya han hecho algunos países (Alemania, Rusia, Austria y República Checa).

Para Diego López Garrido, secretario de Estado de Asuntos Europeos, vincular la intoxicación a España responde a "rumores sin fundamento". López Garrido arremete contra el vínculo establecido por Alemania entre la intoxicación y los pepinos andaluces. "Es una acusación absolutamente precipitada y sin fundamento que afecta a la libre circulación de mercancías", dijo el secretario de Estado.

Mientras, las autoridades alemanas insisten en que no solo hay recomendación de no tomar pepinos crudos. El consejo se aplica también a lechugas y tomates. No obstante, las autoridades sanitarias de Hamburgo están detectando en las últimas horas un "descenso claro" del número de nuevas infecciones por E. coli. Jürgen Thier-Kundke, del Instituto Federal de Evaluación de Riesgos (BFR), considera "muy comprensible que los agricultores españoles estén molestos". Para el BFR hubo precipitación cuando se culpó a los pepinos españoles del brote infeccioso. Lo considera un problema de recepción de la noticia, puesto que las autoridades "nunca limitaron sus advertencias a un tipo de verdura ni a un país de procedencia".

Por su parte, la Cámara Federal de Medicina llamó a la calma y aseguró que "la situación es controlable" si se observan las recomendaciones oficiales y se atiende rigurosamente a las normas higiénicas básicas, como lavarse a menudo las manos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 31 de mayo de 2011