Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Comisión Europea levanta la alerta sanitaria sobre los pepinos procedentes de España

El Estado de Baja Sajonia informa del fallecimiento de una mujer de 86 años, lo que eleva a 17 las víctimas.- Alemania detecta 365 nuevos casos de 'E. coli', un cuarto de los cuales presentan el síndrome HUS, una complicación muy peligrosa de la infección

La Comisión Europea ha decidido esta tarde levantar la alerta sanitaria que había emitido sobre los pepinos procedentes de España. Aunque en un primer momento la medida se había aplicado solo a Almería, tal como ha comunicado el Ministerio de Sanidad, Bruselas ha decidido extenderla también a Málaga, informa Ricardo Martínez de Rituerto. "Los últimos resultados de los tests en muestras de pepinos, llevados a cabo por las autoridades competentes tanto en Alemania como en España, han mostrado que la verdura española no es responsable del brote de E. coli que afecta a Alemania y a otros Estados miembros", ha dicho el Ejecutivo comunitario en un comunicado. La alerta fue emitida el pasado jueves después de que Alemania hiciera público que sospechaba que pepinos procedentes de esas dos provincias españolas se encontraban en el origen del brote de la bacteria E. coli, que continúa poniendo en jaque a las autoridades sanitarias alemanas. "El Gobierno español no descarta emprender acciones legales contra las autoridades de Hamburgo que atribuyeron a los pepinos españoles la infección por la bacteria Escherichia coli", ha señalado el Ministerio español de Sanidad en su comunicado.

La buena noticia para el campo español no va acompañada, sin embargo, de buenas noticias sobre la crisis alimentaria y sanitaria originada en Hamburgo. El centro de control de enfermedades de Alemania ha confirmado 365 nuevos casos de personas infectadas con la bacteria, mientras el Gobierno de Angela Merkel lucha por encontrar el origen del brote, una vez descartado que proceda de los pepinos españoles. Además, un cuarto de los nuevos casos detectados han desarrollado el síndrome urémico hemolítico (HUS, por sus siglas en inglés), una complicación de la infección que afecta a la sangre y los riñones y puede provocar la muerte, según ha explicado a Reuters una fuente del Instituto Robert Koch de Berlín. La cifra de nuevas infecciones contradice unas palabras en las que el comisario europeo de Sanidad, John Dalli, aseguraba que "parece que el brote está remitiendo" y llegan en el mismo día en que la Unión Europea ha informado por primera vez de tres posibles casos al otro lado del Atlántico. Se trata de tres infecciones detectadas en EE UU que, como en todas las demás que se han dado fuera de Alemania, se relacionan con personas que habían viajado allí.

En total, y excluyendo EE UU, hay más de 1.500 personas afectadas en ocho países europeos. Y la cifra de muertes se ha elevado hoy con el fallecimiento de una mujer de 86 años en Baja Sajonia. Las autoridades regionales de ese Estado del norte de Alemania han dado parte de un fallecimiento que se atribuye a la bacteria E. coli enterohemorrágica (EHEC). Como en todos los demás casos, el Instituto Robert Koch, que actúa como centro de referencia, deberá reconfirmar la causa de la muerte, algo que no sucede en menos de 24 horas. Con la víctima de hoy, son 17 las muertes de las que se ha dado constancia, 14 de ellas mujeres y una de las cuales murió en Suecia. De las 16 víctimas en Alemania, el Instituto Robert Koch ha confirmado 13, nueve de las cuales se debieron a HUS y cuatro a otras complicaciones de la infección.

Mientras, en el plano político, las autoridades alemanas han cerrado filas ante el malestar de España y otros países por la gestión de la crisis. La ministra alemana de Agricultura y Defensa del Consumidor, Ilse Aigner, ha defendido la actuación de las autoridades de Hamburgo al advertir sobre el peligro de los pepinos españoles, porque "habían encontrado un agente patógeno" en ellos, a pesar de que ayer se confirmó que el origen del brote letal no estaba en las hortalizas españolas. La ministra alemana ha dicho, horas antes de que la Comisión Europea retirara su alerta, que la alarma emitida en Alemania contra el consumo de pepinos, lechugas y tomates crudos está justificada. Desde España, el vicepresidente del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba, había expresado este mediodía su confianza en que la red europea de seguridad alimentaria retiraría la alerta sobre los pepinos españoles, que ha generado un enorme revés para las exportaciones de frutas y hortalizas desde España.

Según los análisis revelados ayer por las autoridades de Hamburgo, dos pepinos españoles estaban contaminados por la bacteria E.coli, que se encuentra habitualmente en el intestino de humanos o animales en variantes que no resultan nocivas, pero no contenían la cepa O104, que es la que ha causado la el brote. Los resultados del análisis de un tercer pepino español y de otro de origen desconocido aún no se han hecho públicos, aunque las autoridades alemanas ya dieron prácticamente por descartado ayer que vaya a aparecer en ellos E.coli O104, una cepa que nunca ha sido encontrada en España.

"Urjo a los países miembros y en particular a Alemania a incrementar sus esfuerzos", ha señalado hoy John Dalli sobre la búsqueda del foco del brote. El comisario europeo de Sanidad ha señalado también que Bruselas está viendo qué puede hacer en relación con los productores. "Estamos muy sensibilizados con el impacto que esta crisis está teniendo ya sobre los agricultores, en particular con los productores de verduras".