Columna

Comidos vivos

Pareciera que a los mexicanos nos resulta impensable que algo, cualquier cosa, salga bien. Y cuando a alguno le sale es como si al resto del hormiguero nos echaran encima un cubo de agua hirviendo