La conquista de los mares

El invento de Alejandro Magno era lo más parecido a un vaso gigante en posición invertida, donde se podía permanecer el tiempo que permitiera el aire que se juntaba en la parte superior del recipiente por acción de la propia presión del agua