Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Lo que se sabe sobre los huevos contaminados en Europa

La crisis provocada por el uso de un pesticida afecta a 17 países, según la Comisión Europea

Una caja de huevos en Dresde (Alemania).

La crisis provocada por el fraude de los huevos contaminados con fipronil, un pesticida prohibido para desinsectar las aves de corral, pero aprobado para gatos y perros, afecta ya a más de 15 países, según la Comisión Europea. Ha generado un roce entre Holanda y Bélgica, por culpa de datos esenciales supuestamente no compartidos sobre el uso del producto. En España se ha detectado el primer caso de huevos contaminados en Bizkaia, que no llegaron a entrar a la cadena de alimentación. ¿Qué se sabe hasta el momento?

¿Qué ocurre si se consume un huevo con fipronil? Como en otros casos, los expertos señalan que el consumo continuado puede ser peligroso, pero no el esporádico. Ello se debe a la concentración del pesticida, que solo sería dañina en grandes cantidades. Sí es aconsejable tirarlos, sobre todo para evitar que los niños y embarazadas se expongan innecesariamente a posibles peligros.

¿Han llegado los huevos contaminados a España? La Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (Aecosan) recibió el 20 de julio de la alerta europea de detección de fipronil en huevos, lanzada desde Bélgica. La agencia ha confirmado que no se han distribuido en España productos afectados y que el sistema de control existente permite la inmediata localización y retirada de los productos implicados. Este sábado, el Departamento de Salud del Gobierno vasco informó de que había inmovilizado en Bizkaia una partida de 20.000 unidades de huevo líquido contaminado, pero que no llegó a entrar en la cadena de distribución alimentaria, por lo que no había riesgo para la salud pública.

¿Qué países se han visto afectados? Según la Comisión Europea, se han detectado huevos sospechosos de estar contaminados en Bélgica, Holanda, Alemania, Suecia, Reino Unido, Francia, Austria, Polonia, Rumanía, Eslovaquia, Dinamarca, Eslovenia, Irlanda, Italia, Luxemburgo, Suiza y Hong Kong.

¿Qué es el fipronil? Es un insecticida de amplio espectro que ataca el sistema nervioso central de los insectos. Descubierto por la empresa farmacéutica gala Rhône-Poulenc, se utiliza como antipulgas para mascotas porque acaba con ellas en el plazo de 48 horas. Prohibido en Europa para los animales que entran en la cadena alimentaria humana, la Organización Mundial de la Salud lo considera “moderadamente peligroso”. El consumo de un producto contaminado puede causar náuseas, dolores de cabeza y estómago. En casos graves, daña el hígado, riñón y tiroides.

¿Cómo empezó la crisis? Presuntamente importado desde Rumania por la empresa belga Poultry-Vision, el pesticida pudo ser mezclado con otros insecticidas legales para mejorar sus efectos. Chickfriend, la firma holandesa que supuestamente desinsectó a las aves con el compuesto ilícito comprado a Bélgica, dice que no trabajó en granjas de pollos destinados al consumo. Sin embargo, Holanda, que supera los 100 millones de aves de corral y exporta a su vez millones de huevos, desaconsejó a principios de agosto su ingesta a la población. El Servicio de Seguridad Alimentaria había encontrado fipronil, en diversas concentraciones, una de ellas muy alta, en 28 remesas. Calificó los huevos de nocivos para los niños y la alarma nacional se desató.

¿Cómo se descubrió la contaminación? Bélgica asegura que Holanda recibió en noviembre de 2016 información anónima sobre el uso del producto en los corrales, pero no lo investigó. Si bien los ministerios de Sanidad y Agricultura holandeses admiten el chivatazo, subrayan que no había indicios de que la sustancia fuera a llegar a los huevos. Solo se hablaba de la limpieza de aves y explotaciones. Los ministerios de Agricultura y de Sanidad han admitido que no informaron al Parlamento en 2016 “porque había entonces una investigación en marcha”. Sí alertaron al Servicio de Seguridad Alimentaria cuando la presencia del fipronil fue constatada en las remesas de huevos de sus granjas avícolas este verano. Se publicaron, además, los códigos de los huevos considerados tóxicos. Los movimientos de 138 explotaciones fueron bloqueados, y las investigaciones incluyen, por ahora, a 180.

¿Se retiraron del mercado todos los productos contaminados? Los huevos sospechosos fueron retirados de tiendas y supermercados, pero sigue habiendo dulces, salsas o ensaladas que pueden incluirlos. Los inspectores alimentarios repasan ahora todos los productos, incluidos alimentos infantiles, para elaborar una lista exhaustiva.

Más información