Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Holanda desaconseja el consumo de huevos por el uso de un pesticida

La autoridades han retenido en la frontera miles de cajas que tenían como destino el mercado alemán

Producción de huevos de una granja en Putten, en Holanda.
Producción de huevos de una granja en Putten, en Holanda. EFE

El Servicio holandés de Seguridad Alimentaria ha aconsejado a la población que no consuma huevos hasta nueva orden, para evitar posibles intoxicaciones por culpa de un pesticida prohibido en el país. El producto en cuestión se llama fipronil, y se utiliza para combatir las plagas de piojos y pulgas en las aves de corral. La Organización Mundial de la Salud (OMS) lo califica de “moderadamente peligroso”, pero no puede usarse con animales que forman parte de la cadena alimentaria humana. Los inspectores holandeses temen que haya sido utilizado en buena parte del millar de granjas avícolas nacionales. A su vez, tratan de averiguar si ya se empleó en 2016. De momento, han descubierto altas concentraciones del producto en 28 remesas de huevos marcados, y los han calificado de “nocivos para los niños”.

Una de las partidas en las que se ha encontrado el pesticida prohibido lleva el código X-NL-40155XX (XX representa cualquier número de la serie). El Servicio holandés de Seguridad Alimentaria ha calificado esta partida de “peligro grave y agudo para la salud general”. Unas 200 granjas, orgánicas incluidas, han paralizado la venta de huevos a mercados y supermercados.

Las primeras investigaciones apuntan a que la empresa holandesa de desinsectación Chickfriend ha usado una “posible mezcla de fipronil con otra sustancia legal para mejorar sus efectos”. La firma recibió el producto de Bélgica. Las autoridades belgas cerraron a finales del pasado julio varias explotaciones avícolas por el mismo motivo.

Dado que las gallinas así tratadas pueden poner huevos contaminados durante meses, en plena inspección holandesa, un millón de huevos listos para ser enviados a Alemania –su mayor importador- han sido retenidos en la frontera. Miles de cajas han sido retiradas de las estanterías en las tiendas de Holanda. Las grandes cadenas de supermercados nacionales se han visto afectadas también por la alerta alimentaria, y han aconsejado a sus clientes que tiren los huevos.

Con el insecticida bajo sospecha se trataba de eliminar el ácaro rojo o piojillo del gallinero, un insecto que puede llegar a infestar las granjas y convertirse en un problema biosanitario. No solo provoca anemia en las aves al extraer sangre. Al producir picor y estrés a la gallina, ésta puede poner menos huevos, con las consiguientes pérdidas para el dueño. El ave puede estar contaminada entre seis y ocho semanas. En las personas, consumir un huevo con fipronil puede causar náuseas, dolores de cabeza y estómago o sudoración excesiva. En el peor de los casos, acaba dañando el hígado, el tiroides y los riñones.