Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un pesticida emponzoña el agua de seis pueblos de Zaragoza

La presencia de lindano en el río Gállego afecta a Santa Eulalia, Ardisa, Biscarrués o Marracos

Al menos 8.000 personas de las localidades de Villanueva de Gállego, Santa Eulalia, Ardisa, Piedratajada, Biscarrués y Marracos no pueden beber agua de los grifos ni de las fuentes, ni tampoco emplearla para cocinar, debido a un alto nivel de lindano en sus depósitos de reserva. El lindano es un químico que se empleaba como insecticida, pero que está prohibido porque es muy nocivo para la salud.

Fuentes del Gobierno de Aragón creen que la contaminación ha podido tener su origen en el traslado de tierra con lindano de un vertedero viejo a otro nuevo. Debido a las lluvias, el desmantelamiento del antiguo depósito de residuos tóxicos, efectuado entre el 17 de mayo y el 15 de septiembre, ha podido ser la causa de que algunas concentraciones puntuales de estas partículas u otras sustancias hayan caído al río Gállego, explican.

En Sabiñánigo (Huesca) estuvo instalada la factoría Inquinosa, que vertía residuos químicos al río Gállego, hasta que el problema se hizo público. Allí se produjo el pesticida lindano durante 14 años (de 1975 hasta 1989) hasta que el Gobierno regional le comunicó el cese de la actividad.

El nivel de lindano en el agua permitido es de 0,10 microgramos por litro. En las inspecciones diarias que la Consejería de Medio Ambiente efectúa en la zona ha detectado que la mayor concentración del pesticida está en Villanueva de Gállego (0,30 microgramos por litro), seguido de Piedratajada (0,28), Santa Eulalia (0,13) y Ardisa (0,11).

Acarrear garrafas

Los bomberos abastecen la zona con cisternas de agua: “A Piedratajada, Marracos, Santa Eulalia y Ardisa hemos llevado depósitos de 750 litros cada uno. Para Villanueva de Gállego, por ser la más grande de las localidades afectadas, se han necesitado al menos 12 depósitos, de 1.000 litros cada uno”, ha explicado Eduardo J. Sánchez, inspector de bomberos de la Diputación Provincial de Zaragoza.

El agua del grifo solo la utilizamos para lavar y fregar

Josefina Palacio

Habitante de Ardisa

Josefina Palacio, de 67 años, y su marido Carlos Egea Bellido, de 68, viven en Adisa y se han visto perjudicados por esta situación desde la semana pasada. “Es una pega muy grande. El agua solo la podemos utilizar para lavar y fregar”, ha comentado Palacio por teléfono. Dice que se pasa el día acarreando agua hasta la casa. En Ardisa, el depósito portátil está en la plaza principal, donde Palacio y su marido rellenan garrafas con cinco litros. “Esto tenía que estar superado desde hace tiempo. Mi marido ya no pesca en la zona. Teme que los peces estén también contaminados”, ha comentado Palacio.