Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La alarma por los huevos contaminados alcanza a la carne de pollo en Holanda

España asegura que no se han distribuido estos productos contaminados con fipronil que ya se ha detectado en 13 países europeos

Un trabajador en una granja de huevos en Bélgica, este martes.

La alarma por los huevos contaminados con el pesticida fipronil alcanza a la carne de pollo. Las autoridades de Holanda han iniciado el análisis de carne de estas aves para buscar trazas del componente. Ya son 13 los países que han recibido lotes huevos sospechosos de estar contaminados con el tóxico usado de manera ilegal, que puede provocar vértigo, náuseas y vómitos si se consume en cantidades altas; España no está entre ellos. La Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (AECOSAN) afirma que no se han distribuido productos implicados en la crisis alimentaria. Mientras Bélgica y Holanda (donde se inició la crisis) se acusan mutuamente de mala gestión de la crisis, la UE exige sancionar a las empresas responsables.

La red de alerta europea ha constatado que se han distribuido huevos sospechosos de contaminación por fipronil (no autorizado para su uso en animales de producción de alimentos, como las gallinas) en Austria, Bélgica, Suiza, Alemania, Dinamarca, Francia, Reino Unido, Irlanda, Italia, Holanda, Polonia, Rumania y Suecia. Las autoridades sanitarias han recalcado que los primeros lotes analizados en Bélgica y Holanda —donde surgió la alerta— están por debajo de los niveles considerados de riesgo para el consumo humano. Sin embargo, las asociaciones de consumidores piden responsabilidades y una mejor política de transparencia.

En Holanda, los inspectores han visitado tanto las granjas de gallinas ponedoras como las de pollos para el consumo.  “La posibilidad de que el producto tóxico haya pasado al ave es muy pequeña, pero hay que asegurarse”, apuntan. Si hubiera fipronil, el consumidor no debe temer riesgos para su salud, añaden los expertos. “Se trata de explotaciones avícolas que tienen prohibida por ahora la venta, de modo que no llegaría a la mesa”, recalcan los responsables de seguridad alimentaria del país. Holanda criaba en 2014 cerca de 105 millones de aves de corral, según cifras del propio sector, y los granjeros afectados tienen dos alternativas: sacrificarlas, o bien ponerlas a dieta para ver si eliminan el pesticida. De momento, nadie aporta cifras, pero se presume cerca de un millón de ejemplares pueden acabar pereciendo.

En plena crisis alimentaria, y con los granjeros conteniendo el aliento ante la enormidad de sus pérdidas, Chickfriend, la firma que supuestamente utilizó fipronil para desinsectar a las gallinas, señala que “no lo aplicaron en las explotaciones de pollos para el consumo humano”. De todos modos, el tiempo corre en contra de los dueños de todo tipo de galliformes. A las 20 semanas de vida, pueden poner huevos. Hacia la semana 80, son sacrificadas y pasan a la cadena alimentaria. Para un propietario con aves jóvenes, la dieta puede ser una buena opción. Al adelgazar pierden las plumas y dejan de poner huevos, pero se espera que el fipronil vaya desapareciendo de su cuerpo y puedan recuperarse. Para las que han llegado ya a la semana 55 —de promedio— el sacrificio es lo más probable, según la Organización para la Tierra y la Horticultura.

Bélgica ha puesto en marcha una batería de medidas para contener la crisis. La agencia de seguridad alimentaria ha dado a conocer los códigos de los productos afectados y ha pedido a la población que en caso de que posean huevos con ese número de serie los devuelvan a las tiendas donde los compraron. La reacción supone el reconocimiento de que las autoridades desconocen la cantidad de producto contaminado que ha sido comercializado. Además, Bélgica ha habilitado una línea telefónica para resolver las dudas de la ciudadanía. Preguntados sobre la seguridad de comprar los huevos actualmente a la venta, los responsables de atender dicho teléfono responden con el siguiente mensaje: "Los huevos que están en las tiendas son aptos para el consumo, pero si tienes en casa debes comprobar el código".

En España, la AECOSAN ha tratado de tranquilizar a los ciudadanos. “En principio no existe ese riesgo para nuestros consumidores”, apuntó un portavoz de este organismo, dependiente del Ministerio de Sanidad. La inmensa mayoría de los huevos que se venden en España se producen en el país y apenas hay importación.

Fallos en la detección

La prioridad entre los países afectados hasta ahora se centra en evitar que los huevos contaminados lleguen al mercado, pero el escándalo ha provocado un agrio debate en torno a los fallos en la gestión del problema que ha puesto en duda la capacidad de coordinación entre los socios europeos ante una crisis alimentaria. En los últimos días Alemania ha cargado duramente contra Bélgica por su retraso en comunicar la detección de huevos con restos de fipronil. El ministro de Agricultura germano, Christian Schmidt, se dijo “decepcionado” después de que trascendiera que Bélgica conocía la presencia del pesticida desde el 2 de junio y no lo comunicó al sistema de alerta rápida europea hasta mes y medio después.

Pero la pelota vuela de un tejado a otro. El ministro de Agricultura belga, Dennis Ducarme, bajo la lupa por estas acusaciones, ha trasladado este miércoles la responsabilidad a Holanda. Según Ducarme, Ámsterdam conocía la existencia del tóxico en los huevos desde mediados de noviembre de 2016 y no advirtió de ello a sus vecinos. "Cuando un país como Holanda, uno de los mayores exportadores de huevos del mundo, no comunica este tipo de información, existe de verdad un problema”, ha lamentado durante su intervención ante la comisión parlamentaria que investiga el caso.

El ministro Ducarme ha exigido a los tribunales que actúen con firmeza: "Estamos frente a un fraude. Los autores deben ser perseguidos por la justicia, porque para enriquecerse no han dudado en poner en peligro la salud de los consumidores". La fiscalía de Amberes investiga si Poultry Vision, la empresa belga que suministró el pesticida a otra compañía holandesa, conocía que su destino final serían granjas avícolas, ya que, aunque el fipronil es ilegal para uso alimentario, sí está permitida su comercialización para otros tratamientos.

El escándalo ha llegado en un mal momento político para Holanda, que sigue negociando todavía la formación de un nuevo Gobierno (las elecciones tuvieron lugar el pasado marzo). Con el Ejecutivo de centro izquierda todavía en funciones, no hay, por ahora, respuesta oficial desde La Haya.

Más información