opinión

Yo el Supremo

En España las lenguas y sus culturas no importan. Pero no deja de sorprender la falta de reacción ante un capítulo más de vergüenza cultural en el inicio de la “reconstrucción” de lo destruido en esta pandemia-espejo

Artículo bajo registro

Tiempos desnudos

A los muertos y enfermos se suman los despidos temporales, los ERTES, ese acrónimo temible que tantos hemos aprendido estos días. La lista de las pérdidas que sumamos es larga