Entre Escila y Caribdis

Antes de que se celebrara la sesión de investidura, eran conocidos el resultado y los ejes argumentales en torno a los que Rajoy e Iglesias iban a justificar sus respectivos rechazos. Faltaba el elemento que presidió sus intervenciones: el odio