Newsletter Americanas
Opinión
Texto en el que el autor aboga por ideas y saca conclusiones basadas en su interpretación de hechos y datos

El derecho al aborto no es político

La larga lucha de las latinoamericanas que han conseguido importantes victorias en los últimos años en el terreno de la despenalización inspira ahora a las estadounidenses a defender sus derechos reproductivos

Mitzi Rivas abraza a su hija Maya Iribarren durante una protesta a favor de la libertad de las mujeres a decidir sobre sus cuerpos en el ayuntamiento de San Francisco el 24 de junio.
Mitzi Rivas abraza a su hija Maya Iribarren durante una protesta a favor de la libertad de las mujeres a decidir sobre sus cuerpos en el ayuntamiento de San Francisco el 24 de junio.Josie Lepe (AP)

Esta es la versión web de Americanas, el newsletter de EL PAÍS América en que aborda noticias e ideas con perspectiva de género. Si quieren suscribirse, pueden hacerlo en este enlace.

La decisión del Tribunal Supremo de Estados Unidos, de mayoría conservadora, de revocar el caso Roe contra Wade (1973) parte en dos el derecho de las estadounidenses a tener a acceso a un aborto legal y seguro. Se estima que más de 36 millones de mujeres podrían verse afectadas, las que viven en los Estados en manos de republicanos: mientras algunos de ellos ya tenían leyes listas que prohiben la interrupción del embarazo, otros lo harán en los próximos meses, lo que afectará especialmente a las que pertenecen a minorías raciales y clases bajas.

“Hay mucha incertidumbre y confusión, pero el aborto sigue siendo legal en parte de EE UU hasta la semana 15 de gestación”, afirma en conversación con Americanas Charo Valero, gerente en Florida del Instituto Nacional de Latinas por la Justicia Reproductiva (NLIRH, en sus siglas en inglés). Según explica, la decisión del máximo tribunal perjudicará de manera especial a las comunidades más vulnerables, entre las que se encuentran muchas hispanas y migrantes residentes en los Estados más restrictivos, que enfrentarán barreras estructurales si deciden interrumpir sus embarazos. “Se está viendo en Texas: las personas que no tienen los recursos financieros, el transporte, días libres en el trabajo o que tienen que cuidar de niños, se ven forzadas a permanecer embarazadas y dar a luz en contra de su voluntad o buscar servicios de aborto fuera del la órbita de los abortos legales y seguros”, apunta.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

El segundo Estado más poblado de EE UU aprobó en septiembre pasado la denominada ‘ley del latido’ que prohíbe el aborto desde las seis semanas de gestación. Ahora, las residentes en Texas que deciden interrumpir sus embarazos tienen la opción de acudir a los conocidos como Estados santuario, aquellos donde el aborto es legal y que están buscando fórmulas para convertirse en refugio para las mujeres que viven en lugares con legislaciones que lo prohíban. Algunas estadounidenses también están cruzando la frontera para abortar en México, un país que en septiembre pasado protegió el derecho de las mujeres a decidir cuando el Supremo declaró inconstitucional criminalizar a quienes decidan interrumpir su embarazo.

Pero, como advierte Valero, estas opciones siguen siendo más fáciles para quienes tienen recursos. “La preocupación es qué pasa con las que no. Es un ciclo vicioso económico”, asegura la portavoz de Florida de NLIRH. En el caso de las mujeres que acuden a su organización, por ejemplo, hay muchas inmigrantes recién llegadas que no dominan el inglés y que, o por su falta de recursos o por su estatus migratorio, no podrían viajar a otro Estado o fuera del país en el caso probable de que Florida —un Estado en manos de republicanos— decida penalizar el aborto.

Que la decisión de interrumpir un embarazo tiene una dimensión económica importante no solo se ve sobre el terreno, también lo dicen los economistas, como cuenta la corresponsal económica de EL PAÍS América Isabella Cota en este artículo. “Estudios mayoritariamente hechos en EE UU muestran que el costo de llevar a término un embarazo no deseado se mide en alta deserción escolar, reducción en las oportunidades laborales y de mayor ingreso, angustia financiera, menor acceso al crédito bancario y un mercado laboral que excluye a las madres por ser tradicionalmente consideradas las cuidadoras de la familia”, explica.

Además, como sucede en los países de América Latina que penalizan el aborto en cualquier circunstancia (El Salvador, Honduras, Nicaragua y República Dominicana), quienes decidan interrumpir sus embarazos en los Estados más restrictivos correrán el “peligro de ser investigadas, que les quiten a sus hijos, perder sus medios de vida y hasta ser encarceladas”, advierte Valero. Y muestra su preocupación de que lo que debería ser un derecho fundamental se haya politizado con una Corte Suprema de mayoría conservadora que el expresidente Donald Trump moldeó a su gusto en los cuatro años de su Gobierno. “No hay ninguna corte o político que deba dictar quién puede tener hijos, cuándo, cuántos o bajo qué circunstancias. Son derechos fundamentales y nosotras no vamos a parar de luchar de alzar conciencias, especialmente cuando sabemos que tenemos el apoyo de la mayoría”, asegura.

“Bajo la idea de que no está tomando partido, el Tribunal Superior ha tomado partido contra el sentido mayoritario de EE UU. Las estadísticas muestran que la mayoría de la gente en el país no cree que quienes interrumpen voluntariamente su embarazo tengan que ir a la cárcel”, coincide Macarena Sáenz, directora de la División de Derechos de Mujeres de Human Rights Watch, en una entrevista con Georgina Zerega. Para ella, la decisión del Supremo de EE UU es “una violación de derechos humanos”, “un signo de erosión de la democracia” y pone en peligro a las mujeres en un país que no garantiza el acceso a la salud pública. “Los problemas sanitarios que vienen están por verse, pero no hay razón para pensar que EE UU no vaya a tener el mismo destino que Nicaragua o El Salvador”, añade.

La sentencia de EE UU está motivando a los grupos de mujeres en todo el mundo a defender este derecho. En América Latina, la larga lucha feminista que ha conseguido importantes victorias en los últimos años en el terreno de la despenalización está inspirando ahora a las estadounidenses a defender sus derechos reproductivos, hasta el punto de que en las protestas por el aborto legal y seguro en EE UU se han multiplicado los típicos pañuelos verdes que popularizaron las feministas argentinas y que son un símbolo en el continente.

Manifestantes a favor del aborto legal y seguro se manifiestan delante de la Corte Suprema en Washington el 30 de junio.
Manifestantes a favor del aborto legal y seguro se manifiestan delante de la Corte Suprema en Washington el 30 de junio. EVELYN HOCKSTEIN (REUTERS)

Mariana Ardila, abogada de Women’s Link, dice que varias altas cortes de la región se han convertido en referentes más allá de sus países. “Estos tribunales han fallado casos recientes y emblemáticos sobre el aborto con argumentos más comprehensivos y evidencia más actual que Roe. Son los Roe de nuestros tiempos, decididos con nuestras realidades y marcos constitucionales. Es el denominado constitucionalismo del sur global, reconocido por temas como la protección de los derechos sociales o el medioambiente”, escribía hace unos días a propósito de la decisión de Estados Unidos.

Ardila pone el ejemplo de Colombia, que logró con la sentencia de la Corte Constitucional de inicios de este año despenalizar el aborto hasta la semana 24, con fundamento en el derecho de la dignidad humana, en la igualdad entre hombres y mujeres, en el derecho a salud y en los límites constitucionales al derecho penal. Roe, entre tanto, escribe la abogada, se basó únicamente en la protección constitucional de la libertad para decidir sin interferencia estatal en asuntos íntimos. “Este conjunto de argumentos, los que quedaron en la sentencia colombiana, no solo otorga, con límites, libertad para decidir sobre el aborto como Roe, sino que restringe enormemente el uso del derecho penal y obliga a garantizar el acceso sin barreras y en igualdad, algo que Roe nunca protegió directamente”.

La abogada recuerda otras dos recientes decisiones judiciales emblemáticas en la región. En México, la Suprema Corte declaró inconstitucional penalizar el aborto y llamó a garantizar el acceso en una decisión con efectos federales. En Ecuador, la Corte Constitucional ha exhortado a la Asamblea Nacional a regular y garantizar el acceso con una ley, y hace poco despenalizó el aborto en casos de violación. “Estos son solo algunos ejemplos de sistemas de justicia que han entendido que penalizar el aborto y dificultar su acceso no salva ninguna vida, sino que, por el contrario, dilata el procedimiento y pone vidas en riesgo. Es hacia esa dirección a donde deberían moverse las leyes y decisiones judiciales en el mundo y es un aprendizaje que el norte debería tomar del sur global”, escribe Ardila, que hace un llamado a cuestionar “el imperialismo jurídico”.

Estos son nuestros artículos recomendados de la semana:

La ministra de Defensa, Margarita Robles, junto a la ministra de Asuntos Exteriores de Alemania, Annalena Baerbock
EUROPA PRESS
30/06/2022

Dos ministras europeas denuncian que “Putin usa la violación como crimen de guerra en Ucrania”.

La titular de Defensa española y la alemana de Exteriores esperan que el líder ruso “sea llevado ante los tribunales internacionales”
Women hold signs during a protest against femicide on the Day of the Dead celebrations in La Paz, Bolivia, November 1, 2020. The signs read: (L-R) "I don't die, they kill me", "Naked you uncomfortable, dead no" and "Today not all our voices are there, because from the grave you cannot scream." REUTERS/David Mercado

Ser mujer como factor de riesgo en Bolivia

Un maremoto constante de casos de violencia de género embiste al país latinoamericano. La violencia sexual suma cada día 28 casos; más de uno a la hora. Frente a esta realidad, las mujeres levantan diques de contención
GRAF264. GRANJA DE SAN IDELFONSO (SEGOVIA), 29/06/2022.- La reina Letizia (c), la mujer del presidente del Gobierno, Begoña Gómez (c-d) y la primera dama estadounidense, Jill Biden (3d) visitan una exposición de tapices durante los actos culturales para los acompañantes de los mandatarios que asisten a la cumbre de la OTAN en la Granja de San Idelfonso, Segovia, este miércoles. EFE/ Ballesteros

Primeras damas en el siglo XXI

¿Tiene sentido que las parejas de los mandatarios y mandatarias de la OTAN vengan a una agenda paralela, pública y turística?
10/02/22 En la imagen de izquierda a derecha, Jenifer (enfermera), Manolo (padre), Laura (enfermera), Mar (madre) y Eider (la paciente) en el salon de su casa en la habitacion de Eider.
Visita domiciliaria semanal del equipo sanitario del Hospital de la Vall d Hebron a Eider, bebe nacida en diciembre con cardiopatia congenita compleja, de esta manera consiguen un espacio mas confortable para la familia y de la misma forma liberan espacio en el hospital. Ripollet, 10 de febrero de 2022 [ALBERT GARCIA]

Las matronas denuncian el deterioro de la atención a las madres y a los bebés: “Estamos desgastadas”.

Las trabajadoras del Hospital de Cruces de Bizkaia publican una carta en redes sociales en la que piden perdón a las embarazadas que acudan a su centro médico porque, sin personal, se ven incapaces de trabajar
La poeta uruguaya, Alcira Soust Scaffo, en Cuernavaca (México), en 1956.

Las mil vidas de Alcira Soust Scaffo, la poeta que sobrevivió al 68 escondida en un lavabo

Fue poeta, musa de Roberto Bolaño y amiga de los grandes escritores exiliados españoles. A 25 años de su muerte, EL PAÍS reconstruye la historia de una de las figuras más importantes de la contracultura mexicana

Y unas sugerencias para acabar:

🎧 Un podcast: Epistolar

Desde el sur del continente, proponemos un capítulo muy especial de Epistolar, un podcast argentino en el que artistas le ponen voz a cartas de distintas épocas y temáticas. “Epistolar apuesta por rescatar el valor de la palabra, del contar pausado y del pensamiento”, escriben Diego Jemio y Tomás Sprei en la presentación de su proyecto. La que te queremos proponer hoy es una misiva combativa y brillante y que, por desgracia, sigue teniendo vigencia más de 200 años después.

Es una carta de la escritora y filósofa Mary Wollstonecraft, una pionera del feminismo y autora de la obra Vindicación de los derechos de la mujer (1792). La misiva, leída por la actriz Victoria Lerario, es la respuesta que Wollstonecraft le da a un conocido que le sugiere casarse tras un divorcio como vía para recuperar la respetabilidad social.

📚 🙋🏻‍♀️ Un taller: Lectura y discusión sobre poetas mexicanas contemporáneas. Por Anna Lagos

La poeta mexicana Mercedes Alvarado, autora de Días de luz larga (Elefanta Editorial, 2020) y Apuntes de algún tiempo (Verso Destierro, 2013) y que ha publicado en México, EE UU, España, Portugal y Noruega, ha realizado una minuciosa selección de textos literarios para hablar de autoras que han estado en activo en los últimos 70 años en México. En el taller Poetas mexicanas contemporáneas —que se llevará a cabo en una casona antigua de la Colonia Cuauhtémoc, en Ciudad de México, en Río Rhin 17, los miércoles de julio a las 19.00 horas— se pondrá especial énfasis en autoras contemporáneas que han resignificado los conceptos desde su trabajo poético. Si vives en Ciudad de México, puedes reserva tu lugar escribiendo un mail a: contacto@mercedesalvarado.com

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS