Opinión

El Patrón

Aún hoy, algunos veneran a Pablo Escobar. Por las ayudas recibidas, desde vivienda y trabajo a pan y fútbol, pasando por la dignidad reconocida a costa de la muerte