Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nuestros periodistas recomiendan de forma rigurosa e independiente productos y servicios que puedes adquirir en Internet. Cada vez que compras a través de algunos enlaces añadidos al texto, EL PAÍS recibe una comisión. Lee aquí nuestra política comercial.

Oppo RX17 Pro, el móvil que revoluciona la tecnología de las baterías

La marca china se consolida con un terminal estilizado y potente que incluye tres cámaras —una de ellas 3D— y dos baterías que se cargan en 40 minutos

El R17 Pro es la apuesta para la gama media-alta de la marca china Oppo.
El R17 Pro es la apuesta para la gama media-alta de la marca china Oppo.

En 2018 ha sido el año en el que Oppo se ha consagrado a nivel internacional. No por las ventas fuera de China, que también, sino por cómo ha demostrado que las empresas del gigante asiático no son ajenas a la innovación tecnológica. Han dejado de copiar para dar un salto cualitativo y ponerse a la altura de cualquier otra empresa. El mejor ejemplo de ello ha sido el OPPO Find X, el primer móvil que se ha ganado el derecho a colgarse la medalla del todo pantalla. Su peculiar mecanismo para retraer las cámaras y los sensores, logrando así que casi el 94% del panel frontal esté ocupado por la pantalla, ha sido el más copiado del año: ya lo han adoptado con ligeras variaciones marcas como Xiaomi, Honor o Lenovo, y se postula como una de las mejores alternativas al notch popularizado por los iPhone. 

Análisis y valoración

Oppo RX17 Pro, el móvil que revoluciona la tecnología de las baterías

El RX17 Pro, la apuesta para la gama media-alta de Oppo que salió a la venta en Europa el pasado noviembre, no se queda lejos de ese grado de sofisticación. Reduce la muesca superior a una gota de agua y logra que la pantalla cubra un 91,5% del panel frontal. Además, la magnífica pantalla AMOLED de 6,4 pulgadas y resolución FHD+ está cubierta por la última generación de Gorilla Glass —la sexta—, un elemento que todavía no se ve en muchos de los terminales más caros de otras marcas.

Y, sin duda, es un teléfono que llama la atención gracias a sus excelentes acabados. El cuerpo de cristal se ofrece en dos variantes: un juvenil radiant mist que cambia de color entre el azul y el morado según le da la luz, y que parece el más adecuado para quienes busquen algo cool; y un verde esmeralda tan sobrio como elegante. En ambos casos, los fondos de pantalla por defecto combinan a la perfección con estos colores, muestra de que el fabricante presta especial atención a todos los detalles del diseño para que destaque en un mercado cada vez más saturado y competitivo. Eso sí, el panel frontal es casi calcado al del OnePlus 6T, una marca que también pertenece al conglomerado chino BBK, en el que se encuentran Oppo y Vivo.

Ficha técnica

Pantalla: AMOLED 6,4 pulgadas. FulHD+ 2.340 x 1.080, 402 ppp

91.5% de aprovechamiento del frontal.

Procesador: Snapdragon 710 octa core 2,2 GHz. GPU Adreno 616

Cámaras: Trasera con triple sensor: El principal tiene 12 megapíxeles con un tamaño de píxel de 1,4µm y una óptica de luminosidad variable entre f/1.5 y f2.4. El secundario cuenta con un sensor de 20 megapíxeles y luminosidad f2.6. La tercera cámara es una TOF tridimensional. Flash LED, estabilizador óptico, y modo ‘super nocturno’.

Frontal de 25 megapíxeles con luminosidad f 2.

Batería: 3.700 mAh en dos baterías de 1.850 mAh. con carga rápida Super VOOC de 50W.

Conectividad: Dual SIM, 4G, NFC, Bluetooth 5.0, WiFi ac, GPS, USB-C, minijack.

Batería: 3.700 mAh con carga Super VOOC.

Software: ColorOS 5.2 basado en Android 8.1.

Memoria RAM: 6/8 GB.

Almacenamiento: 128 GB. No ampliable con tarjetas microSD.

Dimensiones y peso: 157,6 x 74,6 x 7,9 milímetros. 183 gramos.

AMOLED 6,4 pulgadas
FulHD+ 2.340 x 1.080, 402 ppp
91.5% de aprovechamiento del frontal

A pesar de sus generosas dimensiones, el RX17 Pro no resulta incómodo de utilizar. El radiant mist tiene un acabado esmerilado mate que proporciona un tacto más agradable que el del verde esmeralda, en el que el cristal tiene un aspecto más convencional. La pega, como en todos los cuerpos de este material, está en que las huellas se pegan como lapas. Afortunadamente, la marca ofrece en la caja una carcasa de plástico de calidad más que aceptable (y también unos auriculares y un protector de pantalla).

Pero los verdaderos atractivos del RX17 Pro no están a la vista. El principal es su batería. Mejor dicho, sus baterías. Porque el terminal utiliza dos de 1.850 mAh (3.700 mAh en total) que utilizan la nueva carga rápida Super VOOC de 50 vatios. Los resultados son espectaculares: 41% de capacidad en solo 10 minutos, 93% en media hora, y el 100% en 39 minutos. No hay en el mercado ningún sistema más veloz, y se agradece que OPPO lo haya incluido en un aparato más económico que la Edición Lamborghini del Find X, cuyo precio supera los 1.500 euros. Además, sorprende que el teléfono no se caliente en ningún momento de la carga.

Las ventajas saltan a la vista. Basta con conectar a la red el RX17 Pro durante lo que uno tarda en tomarse un café rápido para lograr varias horas de batería extra. Se acabó dejar cargando el móvil por la noche o ir siempre con una batería externa. Sobre todo porque, gracias a las diferentes funciones de optimización del sistema, hay que utilizar mucho el teléfono para no acabar el día con algo de batería.

Tres cámaras

Oppo tampoco ha descuidado otro de los elementos más críticos de cualquier móvil: las cámaras. Y hay que referirse a ellas en plural porque el RX17 Pro viene equipado con cuatro: una en la parte frontal, y tres en el panel trasero. Este número es cada vez más habitual, y probablemente se convierta en el estándar de la industria el año que viene, como ha sucedido con las cámaras duales en 2018.

Muestra de la definición de la cámara trasera del Oppo R17 Pro.
Muestra de la definición de la cámara trasera del Oppo R17 Pro.

El principal sensor es el más importante: se trata del mismo componente Sony de 12 megapíxeles que monta la serie 9 de los Samsung Galaxy y que destaca por el tamaño generoso de cada punto (1.4 μm), una variable que se nota sobre todo en las tomas con poca luz. Pero lo más interesante es el objetivo con el que está emparejado, porque se trata del más luminoso del mercado (f 1.5), y uno de los pocos con apertura variable (hasta f 2.4). Eso permite ajustar mejor la luz que llega al sensor y la nitidez de la imagen. La pena es que no se pueda ajustar manualmente ni siquiera en el modo Pro.

Desafortunadamente, la segunda lente deja bastante que desear. Tanto que es fácil preguntarse por qué Oppo ha decidido incluirla. Se trata de un objetivo con la misma distancia focal —o sea, que no sirve para hacer un zoom óptico—, y que no disfruta de la luminosidad de su hermano —se queda en un discreto f 2.6—. Teóricamente, su función reside en la captación de información adicional para mejorar el modo retrato que, dicho sea de paso, ofrece resultados muy satisfactorios.

La tercera cámara sí que resulta curiosa porque se trata de una TOF 3D que sirve para escanear objetos y obtener información muy precisa de cualquier distancia. Es la misma tecnología que marcas como Apple utilizan para reconocer el rostro del usuario y desbloquear el terminal. La diferencia es que en el RX17 Pro no está ubicada en la parte frontal sino en la trasera, lo cual permite que el sujeto al que se apunta, por ejemplo, se convierta en un dibujo animado tridimensional al estilo de los animoji. La marca china también asegura que mejorará notablemente la experiencia en programas de realidad aumentada, aunque habrá que esperar a futuras actualizaciones del sistema para comprobarlo, porque la empresa todavía está desarrollando las aplicaciones que le sacarán todo el jugo.

Lo que ya se puede probar es el modo nocturno del RX17 Pro. Y llama mucho la atención. Está diseñado para lograr imágenes luminosas y nítidas en cualquier situación, incluso cuando apenas hay luz. Eso se consigue combinando diferentes elementos. Por un lado, el hardware que suma la luminosidad del objetivo al estabilizador óptico; por el otro lado, un software que toma diferentes imágenes a lo largo de tres segundos en los que el usuario tiene que tratar de mantener el teléfono estable.

El resultado es una especie de HDR nocturno que ofrece mucha luminosidad, pero que satura en exceso los colores y abusa un poco del contraste. Las mejores fotografías en este modo son las que no tienen figuras humanas, sobre todo si están en movimiento. Porque, aunque el efecto está muy conseguido, pueden crear sombras fantasma o elementos extraños. En nuestra prueba, casi en todas las ocasiones es más satisfactoria la imagen con el modo normal que con el nocturno, pero para gustos están los colores y, sin duda, las otras resultan más efectistas.

Fotografía realizada con el modo nocturno del modelo de Oppo.
Fotografía realizada con el modo nocturno del modelo de Oppo.

Huellas bajo la pantalla

La competencia

Honor 10 (336,91 euros): El terminal estrella de la segunda marca de Huawei comparte con el Oppo R17 Pro el acabado de su cuerpo de cristal en diferentes colores que cambian según les da la luz. La versión más potente del Honor 10 también se encuentra en un rango de precio similar y ofrece características parecidas: supera al OPPO en potencia, pero se queda por detrás en carga rápida, cámaras, y sensor de huellas frontal.

OnePlus 6T (397,99 euros): Mirados de frente, es difícil distinguir al último OnePlus del Oppo R17 Pro, y hay una buena razón para ello: pertenecen al mismo grupo empresarial y se fabrican en las mismas instalaciones. Aunque también comparten muchas otras características, como el lector de huellas bajo la pantalla y el acabado de cristal, el OnePlus gana en potencia gracias al Snapdragon 845 y pierde en la espectacularidad de sus colores y en la cámara.

Huawei P20 (460,03 euros): La versión intermedia de la nueva gama P20 de Huawei, que está logrando un merecido éxito global, es un poco más cara que el Oppo R17 Pro pero es la que más se le acerca en prestaciones. Incluye un chip más veloz, pero, curiosamente, mucha menos memoria RAM. En lo relativo al diseño, el P20 es resultón, pero está muy lejos de la espectacularidad del R17 Pro.

iPhone Xr (790,38 euros): El terminal ‘económico’ de Apple sigue siendo notablemente más caro que el Oppo R17 Pro, y los fanáticos de la manzana mordida asegurarán que no se pueden comparar porque una de las grandes diferencias estriba en el sistema operativo. Sin duda, el Oppo cuenta con una capa Android mucho más compleja, pero también mucho más intuitiva y personalizable. Por no mencionar su enorme superioridad en la pantalla, las cámaras, la carga rápida, o los acabados.

Otro de los puntos fuertes del RX17 Pro está en su lector de huellas bajo la pantalla, un elemento también cada vez más común pero que en esta ocasión funciona más rápido que en otros competidores. Además, se puede optar por mantenerlo activado en todo momento, de forma que no haga falta despertar el móvil para que funcione.

Lo que llama la atención es la incapacidad de utilizar el desbloqueo facial cuando el teléfono está configurado para España. Quizá sea porque la cámara frontal que utiliza para detectar los puntos del rostro no cuenta con un sensor tridimensional y, por lo tanto, no es tan fiable como los sistemas que utilizan otros modelos y marcas. Pero lo cierto es que, si se elige un país no europeo en la configuración inicial, el sistema sí permite utilizarlo y funciona muy bien. Hemos tratado de darle gato por liebre con una foto y con un vídeo, pero no ha picado.

Mucha RAM, menos procesador

Una de las principales razones por las que no se puede equiparar el Oppo R17 Pro a las gamas altas de Samsung o Apple se encuentra en su procesador. Éste adopta el Qualcomm Snapdragon 710, un chip que se queda un paso por detrás del Snapdragon 845 —el más veloz del fabricante estadounidense— y un paso por delante del Snapdragon 670 de gama media. No en vano inaugura una nueva serie destinada a dispositivos como el RX17 Pro, que se encuentran en una nueva gama media-alta. Se trata de un procesador de ocho núcleos que trabajan a una frecuencia máxima de 2,2 Ghz. Es, sin duda, más que suficiente para la mayoría de usuarios, aunque los aficionados a los videojuegos quizá prefieran decantarse por algún móvil con un procesador más potente y con mejor gráfica.

En lo que el fabricante no ha escatimado es en la memoria RAM. El RX17 Pro viene con 6 o con 8 GB (no hemos tenido ningún problema con la multitarea incluso con una veintena de aplicaciones abiertas), a los que les acompañan 128 GB de almacenamiento interno que no se pueden ampliar con una tarjeta MicroSD.

Entre el resto razones que distancian al RX17 Pro de la gama más alta están la carencia de extras como la carga inalámbrica o la resistencia al agua. Desafortunadamente, el móvil tampoco incluye la clavija jack para auriculares ni una radio FM, elementos que, curiosamente, parecen quedar relegados a las gamas más económicas. Sí se agradece que, en esta ocasión, la firma haya optado por incorporar el chip NFC para pagos móviles y otras funciones ‘por contacto’.

Un sistema excelente, pero sin Android 9

Como el resto de los terminales de la marca china, el RX17 Pro utiliza el sistema operativo ColorOS, una capa muy modificada de Android que, sin embargo, resulta extraordinariamente personalizable y muy intuitiva. Incluye funciones muy interesantes, como un pequeño menú flotante que se puede arrancar en cualquier pantalla y en el que se pueden incluir las funciones que uno desee. Por ejemplo, los servicios de mensajería instantánea, como Whatsapp o Facebook Messenger. De esta forma, aunque el usuario esté viendo un vídeo o utilizando otra aplicación, puede acceder a ellas deslizando el dedo desde un lateral sin tener que regresar a la pantalla de inicio o lanzar la multitarea.

Incluye también una de las navegaciones gestuales más completas que existen y modos interesantes como el de la conducción inteligente, que detecta cuándo el móvil se está utilizando en un vehículo y restringe las funciones a las que se puede acceder tal y como las ha prefijado el propio usuario. No obstante, ColorOS está basado todavía en Android 8.1, y se echa de menos que no se haya actualizado ya a la última versión, Android 9.

Lo mejor, lo peor y conclusión

Este es el modo selfie del móvil de gama media-alta de la marca china
Este es el modo selfie del móvil de gama media-alta de la marca china

Lo mejor: El diseño espectacular, la magnífica carga rápida, unas cámaras notables, y el lector de huellas bajo la pantalla.

Lo peor: La falta de extras propios de la gama alta, como la carga inalámbrica o la resistencia al agua. Tampoco cuenta con jack de auriculares.

Veredicto: El RX17 Pro es un gran teléfono móvil que navega en las siempre complicadas aguas de la gama media-alta. Tanto su diseño como muchas de sus especificaciones técnicas están a la par de móviles que cuestan casi el doble, pero otras son inferiores a las que ofrecen por menos terminales como el Pocophone F1 de Xiaomi, que podría ser la antítesis de este Oppo: un terminal muy potente que ahorra en materiales y acabados.

El Oppo RX17 Pro es, por lo tanto, un móvil muy equilibrado, ideal para quienes quieran una potencia notable -no sobresaliente- en un cuerpo con un diseño llamativo, cuidado al último detalle, y con una minúscula muesca en el panel frontal que permite crear un aparato que hace honor al ‘todo pantalla’. Además, las cámaras destacan muy por encima de la media, y la carga rápida es sorprendente.

COMPRA ONLINE

Oppo RX17 Pro. Dimensiones de 57,6 x 74,6 x 7,9 milímetros y peso de 183 gramos; pantalla AMOLED de 6,4 pulgadas con definición FulHD+ 2.340 x 1.080, 402 ppp; procesador Snapdragon 710 octa core 2,2 GHz. GPU Adreno 616; entre  6 y 8 GB de memoria RAM y almacenamiento de 128 GB no ampliable con tarjetas microSD.

Compra por 599€ en Phone House

Suscríbete a la newsletter de El PAÍS Escaparate.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información