Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rostros de africanas ilustran cerca de 200.000 botellas de aceite

La empresa Carbonell sustituye en sus etiquetas la imagen de la icónica gitana por mujeres de Mali, Mauritania y Siria para apoyar a Acción contra el Hambre

Imagen de las ilustraciones.
Imagen de las ilustraciones.

La gitana andaluza de pelo moreno recogido con peineta y flor que ha ilustrado durante más de 150 años las botellas de aceite Carbonell ha dado paso a otras tres mujeres para poner rostro a la desnutrición infantil en el mundo, una de Mali, otra de Mauritania y una niña de Siria. La empresa de origen cordobés ha cambiado por primera vez su icónica etiqueta y lo ha hecho en 200.000 unidades para apoyar a la ONG Acción contra el Hambre. Donará el 50% de sus ventas a programas de alimentos y agua. "Con los beneficios obtenidos de esta acción se podría salvar a 12.000 niños y niñas con desnutrición aguda, proporcionar higiene básica a 2.500 familias, semillas para al autoabastecimiento anual de 5.000 familias y ofrecer tratamiento nutricional a 20.000 niños y niñas", estima la aceitera.

Las mujeres producen más de 50% de los alimentos cultivados en todo el mundo, según cálculos de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación (FAO). "Al ser las responsables de la provisión de alimentos y cuidados a sus familias, las mujeres suelen disponer de un conocimiento especial del valor y la diversidad de uso de plantas para la nutrición, la salud y la generación de ingresos", se lee en el informe Las contribuciones de la mujer a la producción agrícola y la seguridad alimentaria: estado actual y perspectivas de la FAO, donde también se destaca su labor como procesadora de los alimentos, las que atienden las necesidades del hogar, además de su gestión económica. "Cuando las mujeres ejercen control directo sobre los ingresos, tienden a gastarlos en el bienestar de la familia, sobre todo en la mejora de la seguridad alimentaria de sus familiares más vulnerables", añade el texto.

La mujer de Mali representa a una madre con su hijo en brazos frente a un escenario del Sahel de fondo, una región donde la ONU ha alertado de una "grave hambruna" por la falta de lluvias, el aumento de los precios de la comida, los conflictos y la debilidad de su sistema de respuesta que podría afectar a cinco millones de personas. La mauritana sale de pie con un cubo de agua en la cabeza para sensibilizar en este caso sobre su acceso o las distancias que las mujeres y niñas deben recorrer para llevarla a la familia. Son dos mil millones las personas en el mundo que no tienen una fuente segura de agua en sus hogares y 2,3 mil millones las perjudicadas por la falta de saneamiento, además de unas 260 millones las que tienen que caminar más de media hora para recogerla, según datos de la ONU, que ha establecido el acceso al agua limpia y las instalaciones como sexto Objetivo de Desarrollo Sostenible.

Las mujeres producen más de 50% de los alimentos cultivados en el mundo

La tercera de las etiquetas está ilustrada con una niña siria frente a un campo de refugiados de fondo e ilustra a las familias que llevan siete años alejadas de sus hogares y escuelas en este país, donde las mujeres sufren especialmente la huida por las agresiones sexuales que se suman a la situación. Unicef recoge que son 28 millones los menores del mundo víctimas de desplazamientos forzosos a causa de la violencia y la guerra. "La campaña está funcionando muy bien. tenemos que entender que las marcas tienen que involucrarse en estas cuestiones. Tendríamos que hacer más", declara Francisco Rionda, director de márquetin del grupo Deoleo, al que pertenece ahora Carbonell. Una acción que iría en la línea del número 17 de los Objetivos del Desarrollo Sostenible basado en forjar alianzas.

Los beneficios irán destinados a menores con desnutrición aguda, higiene, semillas y tratamientos alimenticios

"Estamos teniendo muy buenos comentarios de los consumidores", dice Rionda, que considera que esta campaña va más allá de una cuestión de imagen. "Podríamos haber hecho una transferencia sin más, era más sencillo. Pero queríamos sensibilizar. Hemos cambiado un icono como el de la gitana y apostado con la imagen de marca, que es el activo más grande que tenemos, nuestra referencia estrella", añade el directivo, que matiza que será la ONG Acción contra el hambre la que determine hacia dónde deberán ir dirigidos los ingresos que se consigan en la campaña según las prioridades que establezca la ONG.


Puedes seguir ÁFRICA NO ES UN PAÍS en Twitter y Facebook.

Más información