Sobre el blog y sus autores

"Salvo por el nombre geográfico, África no existe", decía Ryszard Kapucinski. Y sí, desde Europa, acostumbramos a simplificar su realidad hasta hacerla una y pobre, catastrófica y dependiente. Pero África es un continente: 55 países, más de mil millones de personas, la mayoría muy jóvenes, multiplicidad de mundos, etnias, voces, culturas... África heterogénea y rica contada desde allí y desde aquí. Un blog coral creado y coordinado por Lola Huete Machado

Mejor con un par

Desde rumba congolesa y 'afrobeat' a nuevas tendencias pasando por el pop, esta lista está repleta de grandes sugerencias musicales a dúo

El optimismo más fuerte nace de la desesperación

Tres programadoras de Nigeria, Senegal y Sudáfrica y un realizador sudanés abordan las controversias de cada etapa de vida de una película. La industria fílmica africana se enfrenta al momento de la reinvención, tras los confinamientos, en los que aumentó el consumo ‘online’

Hay soluciones africanas para los problemas africanos

A 60 años de las independencias, un grupo de investigadores y documentalistas debaten, en el marco del Festival de Cine Africano de Tarifa (FCAT), sobre las razones para el optimismo y las asignaturas pendientes de un continente al que la humillación colonial aún le queda demasiado cerca

Ser blanco, gay y africano de segunda clase

Durante el apartheid en Sudáfrica no solo se segregó a los ciudadanos negros, sino también a los blancos gays, a quienes se castigaba duramente por “débiles”. Esta historia la cuenta ‘Moffie’, la película de Oliver Hermanus que se puede ver ‘online’ en la 17ª edición del FCAT

El oro del Sahara es su música

Un artista marroquí viaja de Budapest a Guelmim, para nutrirse con los sonidos de su infancia. Del periplo circular hacia sus raíces junto a dos músicos húngaros nace una película que, a su vez, inspira un nuevo álbum de su grupo, ‘Chalaban’

Los golpes de Estado en el África del siglo XXI

Desde 2015 hasta trece líderes africanos han modificado la Constitución de sus países para poder continuar en el poder más allá del límite de dos mandatos. Una práctica que erosiona la democracia desde Costa de Marfil y Guinea en el oeste hasta Burundi y Uganda en el este del continente