Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cuba acusa a Christopher de mentir cínicamente en esta nueva crisis del Caribe

El ambiente en el Caribe sigue calentándose. En una escalada de declaraciones y tensiones propias de los peores tiempos de la guerra fría, el Gobierno cubano acusó ayer al secretario de Estado, Warren Christopher, de "mentir de forma cínica" y advirtió que "con ellos" está un piloto de Hermanos al Rescate que "sabe mucho" y que servirá para demostrar que Cristopher "miente a sabiendas". Nada más conocerse las sanciones de Clinton contra Cuba, el presidente del Parlamento, Ricardo Alarcón, minimizó el efecto de dichas medidas y declaró que su país estaba preparado para enfrentar "una agudización de las contradicciones con EE UU".

Alarcón confirmó en una rueda de prensa que un piloto de Hermanos al Rescate se encuentra en la isla, e insinuó que podría ser un agente infiltrado. "Es un hombre que trabajaba activamente en esa organización y que se encuentra entre nosotros desde hace unas pocas horas", dijo Alarcón, quién no quiso confirmar si se trataba de Juan Pablo Roque, un ex piloto de Migs que desertó hace cuatro años y que desapareció misteriosamente el viernes en Miami. Unas horas antes, la Cancillería cubana había emitido un comunicado en el que aseguraba que tenían "elementos irrebatibles" de que Hermanos al Rescate era un grupo que estaba "muy lejos de realizar acciones humanitarias, como ridículamente alega el señor Christopher y de que constituye una mafia terrorista que ha elaborado repugnantes y sangrientos planes contra nuestro pueblo".El presidente del Parlamento reiteró que Cuba poseía pruebas "irrefutables" de que el derribo de las dos avionetas se produjo dentro de su espacio aéreo y tras efectuar varias advertencias a los pilotos. "Hemos encontrado efectos personales y objetos que demuestran que los aviones fueron abatidos en nuestras aguas, y hasta hoy no se ha podido encontrar nada en aguas internacionales", dijo Alarcón, quien afirmó que también poseían grabaciones de los mensajes enviados a las avionetas para que se retirasen.

El dirigente cubano puso como evidencia del conocimiento que tenían los norteamericanos de que el derribo fue sobre aguas cubanas que desde el mismo sábado solicitaron permiso para que naves de su Servicio de Guardacostas pudiesen entrar en sus aguas al norte de La Habana para participar con Cuba "en las labores de búsqueda y salvamento en el área donde acaeció el derribo de las dos aeronaves piratas"."Actos electoralistas"

En medio de la rueda de prensa, uno de los ayudantes de Alarcón le informó sobre las medidas de represalia que acababa de adoptar el presidente norteamericano, Bill Clinton. De inmediato minimizó el efecto que éstas tendrán en la isla y las calificó de "actos electoralistas". Al referirse a la restricción de movimientos de los diplomáticos cubanos en EE UU, Alarcón dijo que eso podría tener carácter recíproco, y agregó:"Además, los diplomáticos deben comportarse adecuadamente y no como agentes subversivos, como ellos, que se pasan la vida llevando a disidentes en sus coches para que se entrevisten con visitantes extranjeros, metiéndolos hasta en sopa, y organizándoles encuentros como el más reciente [el que iba a realizar el denominado Concilio Cubano el pasado día 24]".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 27 de febrero de 1996

Más información

  • Un piloto de Hermanos al Rescate, en la isla