Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"Si pierden el respeto, esto se llena de aviones"

El domingo por la noche, la música sonaba en el malecón de La Habana, y por la calle Prado las comparsas del Carnaval subían hasta el parque Central al ritmo de las congas, totalmente ajenas a lo que estaba sucediendo en ese mismo instante en el Consejo de Seguridad de la ONU. Muchos de los cubanos que paseaban por allí sí sabían que aviones de su país habían derribado dos avionetas de Hermanos al Rescate el día anterior, pero la gente no parecía darle mayor importancia.Para algunos, el asunto era simplemente un nuevo episodio de tensión entre dos países que histórica y cíclicamente han atravesado por momentos de graves crisis y que al final acaban deshinchándose como un globo. Pero algo llamaba la atención. La mayoría de los cubanos, hasta los más críticos al Gobierno, en sus casas o en los chiringitos del Carnaval, justificaban ayer el derribo de los aviones por los Migs cubanos. "Ellos se lo han buscado. Ya se lo habían advertido varias veces. Pero es que en Miami se creen que aquí no hay cojones y que se puede jugar", decía un joven en La Habana Vieja. "Si no, pasado mañana les pierden el respeto y esto se llena de aviones contra el régimen".

Mucha gente opinaba lo mismo, y tanto en la calle como en el Gobierno no se percibía inquietud. Había incluso un cierto consenso en que Estados Unidos también era responsable de lo ocurrido por permitir que avionetas procedentes de Florida violasen sistemáticamente el espacio aéreo cubano. El comunicado emitido ayer por la Cancillería acusaba a las autoridades norteamericanas de "tolerar" los vuelos de estos aviones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 27 de febrero de 1996