Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Clinton promete endurecer el embargo contra Cuba

El presidente de Estados Unidos, Bill Clinton, anunció un conjunto de medidas, duras pero prudentes, contra el Gobierno de Cuba, al que acusó de violar flagrantemente la legalidad internacional" por el derribo de dos avionetas civiles sobre el estrecho de Florida. Las medidas incluyen una promesa de trabajar con el Congreso para aprobar cuanto antes un ley que endurecerá dramáticamente el embargo económico contra la isla. Clinton solicitó sanciones contra La Habana por parte del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas y aseguró que hará todo lo que esté en su mano para que la ola de democratización que ha arrastrado a otras naciones del mundo en los últimos años llegue pronto a Cuba.

Bill Clinton descalificó en los términos más enérgicos el régimen de Fidel Castro, al que llamó "represor, violento y violador de la legalidad internacional". Pero las medidas anunciadas ayer no se corresponden totalmente con la agresividad de su lenguaje ni serán suficientes, seguramente, para satisfacer los deseos de la influyente comunidad de exiliados cubanos en Miami.El presidente norteamericano anunció cinco acciones que su Administración tomará inmediatamente:

El bloqueo de depósitos cubanos en Estados Unidos para compensar, a las familias de los cuatro desaparecidos en el ataque del pasado sábado.

La colaboración con el Congreso para aprobar la llamada ley Helms-Burton "para hacer más efectivo el embargo". Un funcionario del Gobierno norteamericano explicó, sin embargo, que el presidente intentará suprimir de esa ley su apartado más polémico, el que amenaza con sanciones a terceros países que tengan negocios con Cuba.

El incremento del presupuesto y de los recursos técnicos de Radio Martí, la emisora que difunde desde Washington programación contra el régimen de La Habana, "para permitir que todos los cubanos conozcan la verdad sobre su Gobierno".

La restricción de movimientos a los diplomáticos cubanos acreditados en Estados Unidos.

La suspensión indefinidamente de todos los vuelos comerciales hacia Cuba desde territorio norteamericano. Hasta ahora había un vuelo diario desde Miami. "Estas son las acciones apropiadas en estos momentos. Pero no descarto nuevas acciones en el futuro", declaró Clinton a los periodistas en la Casa Blanca. El presidente norteamericano ha renunciado, por ahora, a medidas de fuerza militar, como el bloqueo naval a la isla, y otras que hubieran perjudicado gravemente a la economía cubana como la prohibición de envíos de dinero de ciudadanos cubano-norteamericanos a sus familiares en Cuba. Clinton tampoco anunció restricciones para las comunicaciones telefónicas entre el territorio estadounidense y la isla.Las radios que representan la opinión de la comunidad cubana en Miami enseguida reaccionaron con decepción a las medidas anunciadas por Clinton. "Nada menos que un bloqueo total puede ser una respuesta adecuada a este, crimen", decía Radio Mambí. Ninoska Pérez, portavoz de la Fundación Cubano Americana, la principal organización del exilio, dijo, sin embargo, que la decisión de Clinton "recoge algunas de las propuestas" que esa Fundación venía haciendo desde hace tiempo.

El presidente norteamericano dejó claro que su Gobierno está buscando que otros países del mundo se sumen al intento de aislar Cuba mediante una resolución del Consejo de Seguridad, que incluya sanciones contra el régimen de Castro. En defensa de esas sanciones, Clinton dijo que el ataque contra las dos avionetas de la organización Hermanos al Rescate "no tiene justificación", que los tripulantes "estaban desarmados y no representaban una amenaza para la seguridad de Cuba" y que el suceso del martes es la confirmación de "la intención de los gobernantes cubanos de impedir la libertad de su pueblo". "Esta es una muestra de la naturaleza del régimen cubano", dijo Clinton, quien aseguró que todos los actos de fuerza por parte de las autoridades de ese país "no impedirán que la democracia llegue un día a Cuba".

La embajadora norteamericana en la ONU, Madeleine Albright, ha pedido que la Organización Internacional de la Aviación Civil haga una investigación independiente sobre el episodio, antes de que el Consejo de Seguridad tome medidas de represalia contra La Habana. En todo caso, Albright asegura haber en contrado entre la mayoría de los miembros del Consejo un fuerte rechazo al ataque cubano.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 27 de febrero de 1996

Más información

  • El presidente de EE UU pide a otros países que se sumen a las sanciones contra Castro