Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Libertad con fianza para el gerente de una granja acusada de usar clenbuterol

Josep Bertran, gerente de la granja Mas Sabater, de Llagostera (Gerona), donde se ha detectado el uso de clenbuterol para el engorde de ganado, fue puesto ayer en libertad bajo fianza de un millón de pesetas por el juzgado número dos de Gerona. La titular del juzgado, Ana María Olalla, decretó la libertad provisional de Bertran a la espera de conocer los resultados de los ánalisis de la carne de ternera intervenida, que se realizan en los laboratorios del Centro de Investigación de Majadahonda (Madrid), según Carlos Montguilot, abogado defensor de Bertran. Éste fue detenido por los Mossos d'Esquadra el pasado día 3, poco después de ser descubierta una intoxicación por clenbuterol que afectó a más de 200 personas.Montguilot informó que ha presentado un documento ante la juez que demuestra que la carne de ternera contaminada con clenbuterol no procedía de la granja de su cliente. Antonio Navío Bautista, de 36 años, gerente de la empresa Viavedí, que explota la granja Can Juandó, de Santa Eulália de Ronçana (Barcelona), continúa en prisión preventiva. El juez de este caso ha declarado el secreto del sumario.

La Unión de Consumidores de Cataluña ha solicitado al fiscal general del Estado, Leopoldo Torres, y al fiscal jefe del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, Carlos Jiménez Villarejo, que inicien las correspondientes diligencias para esclarecer y perseguir las responsabilidades penales que se deriven de posibles conductas delictivas.

El Partit dels Socialistes de Catalunya (PSC) criticó ayer la actuación del Gobierno de la Generalitat ante este caso y lo acusó de ser tolerante con el uso del clenbuterol para el engorde de ganado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 8 de febrero de 1992