La CE adoptará represalias si Estados Unidos limita las importaciones de vino y productos lácteos comunitarios

La Comunidad Europea (C E) "devolverá golpe por golpe" si Estados Unidos; limita, sus importaciones de productos agrícolas europeos, indican fuentes comunitarias de Bruselas. La CE espera que las autoridades nortearnericanas impongan cuotas sobre el vino y los productos lácteos de la CE. Estas medidas podrían ser anunciadas mañana, lunes, en Washington.La decisión norteamericana se debe a que Estados Unidos se considera perjudicado por la limitación que registran sus ventas de soja y de maíz a España y Portugal a causa de la entrada de estos dos países en la Comunidad. Madrid y Lisboa, en aplicación de las normas comerciales comunitarias, deben imponer tasas a las importaciones para equiparar los precios de los productos agrícolas que vierten del exterior con los precios europeos, que suelen ser más elevados. Durante un período transitorio de cinco años, Portugal debe aplicar, además, cuotas sobre las importaciones de soja norteamericano.Estados Unidos envía unos 600 millones de dólares de soja a los dos mercados ibéricos cada año, es decir, el equivalente al 10% de sus ventas totales de este producto en el extranjero, según datos ofrecidos por las propias autoridades norteamericanas.

La imposición en Estados Unidos de cuotas sobre el vino -el principal producto agrícola que la CE vende en el mercado norteamericano- afectaría especialmente a Italia y Francia, y en menor medida a la República Federal de Alemania. Pero la mayoría de los países miembros de la CE se verían afectados por cualquier medida dirigida contra los productos lácteos, especialmente contra los quesos.

Estados Unidos obtiene "cinco veces más ventajas que inconvenientes" con la entrada de los dos países ibéricos en la CE, subrayan los responsables comunitarios. Y afirman, además, que esta vez Washington no actúa en, contra de un sector comercial concreto, sino que ataca a la idea misma de la unificación europea, una idea que sostienen los norteamericanos al menos desde el punto de vista de los principios.

Beneficios para EE UU

Según la Comisión Europea, los exportadores norteamericanos se benefician en primer lugar de las rebajas de los derechos arancelarios que deben adoptar España y Portugal sobre los productos industrializados para respetar las reglas comunitarias. En segundo lugar se benefician por el aumento de su mercado interno europeo, ya que algunos de ellos están ya presentes en la Península Ibérica.

Pero la CE quiere evitar que se renueven guerras como la del acero o la de los espaguetis. Por eso a principios de marzo la Comisión Europea propuso a Estados Unidos la apertura de negociaciones en el seno del Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio (GATT), el único foro de arbitraje existente para el comercio internacional, en Ginebra. El objetivo de la ronda negociadora es salvaguardar el equilibrio global del comercio trasatlántico -agrícola y no agrícola- después del ingreso de España y Portugal en la CE.

Si las autoridades norteamericanas confirman su negativa a participar en estas negociaciones e imponen restricciones unilaterales para los productos comunitarios, la respuesta europea será "ciertamente más fuerte de lo que Washington puede imaginar", indicó un responsable de la CE. Además, agregó, las repercusiones políticas de un conflicto de esa naturaleza serían completamente desproporcionadas a su importancia económica real.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0029, 29 de marzo de 1986.

Lo más visto en...

Top 50