CRÓNICAS DEL SITIO

Ataques y venganzas

Ataques y venganzas. La segunda edición de La pelota vasca quizás no se olvide de contar lo sucedido a un vecino de Azkoitia que un día salvó a un bebé de ser arrollado por un camión. El niño creció, se hizo etarra y mató a tiros a su salvador. Años después, cumplida la pena de cárcel, puso un negocio de cristalería en Azkoitia debajo del domicilio de la viuda. El vecindario, conocedor del tremendo dolor moral de la viuda, decidió que, en realidad, no pasaba nada. Frente a la cámara, el alcalde podría cerrar el guión con voz lela: "Kandidito tiene esa cristalería desde hace dos años y hasta ahora se ha dado una situación de convivencia".