Paul Dickopf, jefe de la Policía Federal Criminal (BKA), en su despacho como presidente de la Interpol en los años cincuenta.
Artículo bajo registro

Alertas perversas

Las notificaciones rojas de Interpol se han convertido en un coladero: gobiernos autoritarios como Turquía, Rusia, Irán o China usan las alertas para detener a sus enemigos políticos

newsletter

Recibe la mejor información en tu bandeja de entrada