El presidente de Siria, durante un homenaje a su antecesor, su padre, Hafez el Asad, en 2001.
EL PAÍS SEMANAL

La forja del tirano

Amigos y conocidos del presidente de Siria diseccionan la personalidad de aquel joven tímido y mal estudiante de medicina, un oftalmólogo hoy convertido en un déspota capaz de masacrar a su población por decenas de miles y aislado por la comunidad internacional, que le exige que detenga la matanza.

newsletter

Recibe la mejor información en tu bandeja de entrada