Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
OBITUARIO

Fallece a los 86 años Anisa Majluf, viuda de Hafez el Asad

Madre del actual presidente, Bachar, su familia ha gobernado el país durante más de cuatro décadas

Anisa Makhlouf.
Anisa Makhlouf. EFE

Anisa Majluf, viuda del expresidente sirio Hafez al Asad, fallecía este sábado a la edad de 86 años, informó la agencia nacional de noticias siria Sana, sin especificar la causa de la muerte. Oriunda de la localidad de Bustan al Basha, en la costera región de Latakia, Majluf pertenecía a una familia adinerada que le proporcionó una educación francófona en el convento del Sagrado Corazón de Banias. Joven discreta y de buenas maneras, Anisa optó por el ámbito de la educación convirtiéndose en profesora de colegio.

A los 28 años, la joven maestra se enamoró del entonces oficial Hafez el Asad, un pariente lejano a la par que amigo de infancia que acababa de regresar de Egipto. El noviazgo se fraguaba al tiempo que lo hacía la fugaz República entre Siria y Egipto que habría de fracasar tres años después. La familia Majluf se opuso a aquel noviazgo sin que por ello el Asad cejara en su empeño. “El Asad provenía de una familia de campesinos, mientras que los Majluf pertenecían a la nobleza siria”, cuenta el escritor Patrick Seale en una de las raras biografías que se conocen del difunto mandatario bajo el título Asad, la lucha por Oriente Medio. Ambos no sólo pertenecían a estratos sociales dispares sino que sus familias se oponían también en el tablero político.

Finalmente, en 1958 Hafez el Asad logró que el padre de Anisa bendijera la unión. El futuro suegro cedió ante la mediación de familiares que alababan la prometedora carrera de aquel joven militar. La pareja se mudó al barrio de Mezze, en la capital siria, donde contrajeron matrimonio ante las autoridades religiosas y asentaron su nuevo hogar. La joven tuvo que adaptarse a las nuevas condiciones de vida proporcionadas por su marido, lejos de la comodidad a la que estaba acostumbrada en el seno familiar. A los pocos meses de casado, Hafez el Asad tuvo que abandonar Siria para continuar su formación como piloto militar en Moscú. Permanecieron separados durante casi un año, y a su regreso Hafez ya era padre de Buchar, su primera hija. Majluf tuvo cuatro hijos más: Basel, Bachar, Majd y Maher. Entre todos le dieron 10 nietos, tres de ellos surgidos del matrimonio de Bachar al Asad y la actual primera dama, Asma el Asad.

“Fue una devota mujer y madre así como la confidente más cercana de Hafez el Asad”, dice Seale. Majluf acompañó a su marido durante su carrera militar y más tarde política en el seno del partido Baaz. El rápido ascenso de Hafez le catapultó al puesto de primer ministro en 1970. Un año más tarde se convertía en presidente de Siria y Anisa Majluf en primera dama.

De los 48 años que permaneció junto a El Asad, 29 los pasó en la presidencia, donde Hafez modelaba una nueva Siria con su característico puño de hierro. Majluf fue testigo privilegiada desde los bastidores de eventos que marcarían para siempre la historia de su país. Desde los golpes de Estado de 1963 y 1966, a la inclusión de Siria en el bando soviético durante la Guerra Fría, o luchas internas como la represión de los Hermanos Musulmanes en 1982.

Hafez el Asad fallecía en el 2000, siendo relevado por su hijo Bachar. La viuda presenciaría esta vez el nuevo Gobierno a manos de su hijo con una drástica evolución desde la apertura económica inicial que siguió a la reinserción de Siria en el tablero internacional, al progresivo enquistamiento de la guerra que hoy asuela y aísla al país.

En el ámbito familiar, Majluf sufrió en vida la pérdida de dos de sus cinco hijos. El cadete Basel, quien hubiera de relevar a su padre a la cabeza de Siria, fallecía en 1994 en un accidente de tráfico en la capital. El tercero de sus hijos varones, Majd, moría en 2009 tras arrastrar una larga enfermedad. A pesar de que se mantuvo siempre a la sombra de los medios de comunicación, la agencia Sana recalcaba en un comunicado oficial este sábado la labor de Anisa Makhlouf en su compromiso con asuntos de índole social.  Los Majluf siguen siendo hoy uno de los más importantes e influyentes actores en el ámbito de los negocios sirios.