Un ex alto cargo sirio acusa de la muerte de Hariri al presidente Asad

Abdel Halim Jadam, vicepresidente sirio hasta su dimisión en junio, acusó ayer al presidente Bachar el Asad de ordenar el asesinato del ex primer ministro libanés, Rafik Hariri, muerto el 14 de febrero en un atentado en Beirut. Preguntado por la cadena británica de televisión Sky News si pensaba que Assad era el responsable directo, Jadam respondió: "Sí; creo que él fue quien lo ordenó. Él debió de dar la aprobación final".

Jadam, de 73 años y que vive exiliado en París desde junio, lleva semanas afirmando que Assad amenazó a Hariri antes de que la explosión del coche bomba que le causó la muerte. Jadam dijo en diciembre a Al Arabiya que una acción de esa envergadura no podía llevarse a cabo sin el concurso de los servicios secretos sirios y que éstos no podían actuar sin contar con el visto bueno del presidente. Assad niega estas acusaciones.

El presidente sirio se halla bajo una creciente presión exterior. Estados Unidos, que le acusa de emplear tácticas obstruccionistas, le exige una mayor cooperación con el equipo de expertos de Naciones Unidas que investiga el asesinato de Hariri. El ministro de Información de Siria, Mahdi Dajl Allah, cerró cualquier posibilidad de un próximo interrogatorio a El Asad. En declaraciones a la radio oficial egipcia, el ministro dijo: "Es un asunto relacionado con nuestra soberanía. Hay líneas rojas que no se pueden cruzar".

La posición oficial de las autoridades sirias es, hasta ahora, la de negar cualquier vinculación con la muerte de Hariri. Los primeros informes de la comisión de investigación de la ONU apuntan a Damasco y en más concreto a los servicios secretos del régimen sirio. Estados Unidos llamó ayer a Damasco a cambio de actitud respecto a la investigación de la ONU.

Por otra parte, el grupo mayoritario de Parlamento libanés rechazó ayer un plan elaborado por Arabia Saudí, Egipto y Siria para que Líbano normalice sus relaciones diplomáticas con el régimen de Damasco después que éste haya completado su retirada del país. "Agradecemos la iniciativa, pero creemos que la decisión que tomaron, en ausencia del Líbano, no corresponde a los intereses de nuestro país, por eso la rechazamos", afirmó hoy el diputado Butros Harb, portavoz de la corriente Futuro, que lidera el hijo del ex primer ministro, Saad Hariri.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0012, 12 de enero de 2006.

Lo más visto en...

Top 50