Senegal da una lección de madurez democrática y vota en paz a su nuevo presidente

Los líderes de la oposición confían en forzar una segunda vuelta frente al actual mandatario Macky Sall, que parte como favorito

Ciudadanos senegaleses emiten su voto en la escuela del barrio de Grand-Yoff en Dakar.
Ciudadanos senegaleses emiten su voto en la escuela del barrio de Grand-Yoff en Dakar.CARMEN ABD ALI (AFP)

Las elecciones presidenciales celebradas este domingo en Senegal han transcurrido en calma y con normalidad, salvo algunos incidentes aislados, y con una buena tasa de participación, estimada en un 39% al mediodía, según fuentes de la Comisión Electoral. Los cinco candidatos, quienes votaron todos fuera de la capital por primera vez en la historia, expresaron su deseo de que el proceso culmine en paz y sin violencia, mientras que la misión de observación de la Unión Europea valoró de manera positiva el desarrollo de la jornada.

Más información
La Justicia excluye de las elecciones a los dos grandes opositores en Senegal
La democracia africana se pone a prueba

Como ya ocurriera en 2012, la sociedad senegalesa ha hecho caso omiso de la violencia verbal expresada por algunos candidatos y ha desoído los intentos desesperados de desestabilización del expresidente Abdoulaye Wade, quien pidió a sus seguidores que quemaran sus carnés electorales, para acudir de manera serena a las urnas a escoger presidente. Senegal ha vuelto a dar una lección de madurez democrática. Los tres aspirantes con opciones reales son el actual presidente Macky Sall, que parte como favorito a un segundo mandato, y los opositores Ousmane Sonko e Idrissa Seck, que pretenden forzar una segunda vuelta.

“Todo va bien, estamos haciendo cola para ejercer nuestro derecho”, aseguraba Moustaphá Niang a media mañana mientras aguardaba su turno en un colegio electoral de Dakar. En los alrededores, Gabriel Gomis, quien llevaba colgado su carné electoral al cuello, se hacía un poco el remolón y prefería esperar a que no hubiera tanta gente. “Claro que iré y votaré por mi candidato”, decía con una sonrisa.

La oposición ha denunciado la existencia de algunas irregularidades. En concreto, la coalición que sustenta a Idrissa Seck ha advertido de la existencia de un decreto que autorizaba el voto a los ciudadanos que tuvieran su carné electoral, pero no estuvieran en la lista de su colegio. A juicio del partido de Seck “esto es una violación flagrante e inaceptable de la ley electoral”. Asimismo, un joven fue detenido en Pikine por alterar el orden público y se produjo una denuncia por intento de manipular el voto en Colobane (Dakar) por parte de miembros de la coalición gobernante, Benno Bokk Yakkar.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

José Naranjo

Colaborador de EL PAÍS en África occidental, reside en Senegal desde 2011. Ha cubierto la guerra de Malí, las epidemias de ébola en Guinea, Sierra Leona, Liberia y Congo, el terrorismo en el Sahel y las rutas migratorias africanas. Sus últimos libros son 'Los Invisibles de Kolda' (Península, 2009) y 'El río que desafía al desierto' (Azulia, 2019).

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS