Opinión

Sin vacaciones

Creada la angustia adecuada para que fuéramos obedientes y disciplinados, nuestros representantes descubren ahora que seguimos exigiendo lo que ya no nos pueden dar porque esto no hay quien lo pague