vida&artes

Somos ruido

La ley no basta para atajar un problema de raíz cultural potenciado por la prohibición de fumar Los tribunales son sensibles al exceso de decibelios Falta más implicación de gestores e ingenieros