Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La reactivación del fuego en La Gomera provoca el desalojo de 300 vecinos

El de Igualero es el frente que más preocupa, por su cercanía a los núcleos de población

Hay unas 3.100 hectáreas afectadas en la isla, 350 de ellas en el Parque Nacional de Garajonay

El Gobierno canario se vuelve a hacer cargo de las labores de extinción

Imagen del 27 de julio del incendio en el pueblo de Chipude, en La Gomera.
Imagen del 27 de julio del incendio en el pueblo de Chipude, en La Gomera. EFE

"La prioridad es proteger los núcleos poblacionales", ha declarado esta noche el consejero de Economía, Hacienda y Seguridad del Gobierno de Canarias, Javier González Ortiz. El incendio que se originó el pasado sábado se ha reavivado en La Gomera como consecuencia de las altas temperaturas, y el Centro de Coordinación Cooperativa Insular, dependiente del Cabildo de la isla, ha decidido desalojar, como medida preventiva, a unos 300 vecinos de ocho caseríos del municipio de Vallehermoso, el más perjudicado por el fuego. Hasta ahora, las estimaciones del Cabildo indicaban que había 3.100 hectáreas afectadas, 350 de ellas en el Parque Nacional de Garajonay, un espacio natural protegido que fue declarado patrimonio de la humanidad por la Unesco en 1986. Alrededor de las dos de esta tarde las llamas se han salido, sin embargo, de la zona perimetrada, y hay tres frentes activos.

El Gobierno de Canarias se ha vuelto a hacer cargo de las labores de dirección y extinción del fuego, así como de las comunicaciones a la población, después de que el Cabildo insular solicitara esta tarde al Ejecutivo regional que decretara el nivel dos de emergencias. Los vecinos de los caseríos de Laguna Grande, Chipude, Erque, Los Apartaderos, Pavón, La Dehesa, Los Manantiales y de El Cercado, en Vallehermoso, dormirán esta noche en casa de familiares o amigos, o en la residencia escolar del municipio. Este, el de Igualero, es el frente que más preocupa al Gobierno de Canarias, debido a su cercanía a los núcleos de población, sobre todo a los caseríos de Los Manantiales, Temocodá y El Cercado, e intentará frenarse con quemas de ensanche y cortafuegos. Pero, además, hay otros dos flancos activos: el del este, localizado en la zona del cruce de Los Pajritos (en Tajora), en donde se ha avanzado en el anclaje de las llamas, y el del norte, que afecta a los altos del Parque Nacional de Garajonay, donde se espera que el incendio no avance significativamente.

Alrededor de las dos de esta tarde, el fuego se ha saltado el perímetro establecido a la altura del cruce de Los Pajaritos, cerca del Garajonay, ha coronado la dorsal de la isla y se desplaza por las laderas en dirección suroeste. Hay tres carreteras cortadas: la GM-2, entre Degollada de Peraza y Las Hayas en los kilómetros del 15 al 31; la GM-3, de Igualero a Chipude, y la CV-17, en el cruce del Rejo.

El Cabildo insular ha dejado de hacerse cargo de las labores de extinción, que había asumido el pasado miércoles, cuando el incendio se había dado por estabilizado y se había reducido el nivel de alerta del dos al uno. Entonces, los 80 efectivos de la Unidad Militar de Emergencias (UME) que se habían trasladado al archipiélago para actuar en los incendios declarados en La Gomera y en La Palma dejaron de actuar en la isla. Está previsto que esta misma noche lleguen 68 efectivos y 26 vehículos de la UME desde la base de Los Rodeos, en la isla de Tenerife. Con ellos, en un barco fletado por el Ejecutivo regional, viajan una brigada del Parque Nacional del Teide, dos unidades de tierra del Grupo de Emergencias y Salvamento (GES) del Gobierno de Canarias que realizarán labores de coordinación aérea, y efectivos del Servicio de Urgencias Canario (SUC) y Cruz Roja.

Durante la jornada de este viernes, seis aeronaves han estado realizando descargas en la zona: tres del GES del Gobierno de Canarias; dos de las Brigadas de Refuerzo contra Incendios Forestales de La Palma, y un Kamof, un helicóptero del Estado con gran capacidad. A ellos hay que añadir las dos brigadas de los cabildos de Gran Canaria y de Tenerife que esta mañana se han unido a las brigadas forestales del Cabildo de La Gomera, y que han operado por tierra. Esta tarde, también se ha trasladado a la isla una unidad helitransportada con nueve personas del Cabildo de Tenerife.

Los dos hidroaviones del Ministerio de Agricultura y Medio Ambiente que se han solicitado este viernes comenzarán a actuar a partir de las dos y media de la tarde del sábado.También se incorporarán a las labores de extinción por aire un cuarto helicóptero del GES del Gobierno de Canarias y un helicóptero Presa del Cabildo de Gran Canaria.

González ha señalado que Cruz Roja trasladará esta noche dos vehículos con un psicólogo, un técnico de comunicaciones, cuatro personas de gestión de albergues y 500 litros de agua en garrafas para consumo de los grupos intervinientes. Se sumarán a las cinco personas de gestión de albuergues, la ambulancia y los dos vehículos que ya se encuentran en la isla.

En cuanto al dispositivo sanitario, el SUC, dependiente de la consejería de Sanidad, dispone en La Gomera de una ambulancia de soporte vital básico y dos vehículos de transporte sanitario, con seis efectivos ubicados en la ermita de Igualero de forma preventiva.

Desde el jueves, el archipiélago canario vive el quinto episodio de calor de este año, y la Agencia Estatal de Meteorología mantiene activada la alerta naranja, pues este sábado se esperan temperaturas de hasta 40 grados centígrados. El consejero de Economía, Hacienda y Seguridad del Gobierno regional, Javier González Ortiz, había pedido precaución a la población ante la subida de temperaturas, y había declarado que la intención del Ejecutivo era controlar por completo las llamas antes del fin de semana.