Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La crisis del coronavirus empujará a 60 millones de personas a la pobreza extrema

Según el Banco Mundial, la economía global podría desplomarse cerca de un 5% este año. 100 países han recibido ya ayuda de la institución para aliviar la emergencia humanitaria provocada por la pandemia

Un niño espera a recibir una comida gratis en un camión de comidas del Gobierno en Santo Domingo (República Dominicana).
Un niño espera a recibir una comida gratis en un camión de comidas del Gobierno en Santo Domingo (República Dominicana). AFP
Madrid / Washington

La crisis desatada por la pandemia de covid-19 y el cierre de las economías desarrolladas puede provocar que 60 millones de personas caigan en situación de pobreza extrema —vivir con menos de 1,90 dólares al día— en todo el mundo. Esto supondría, como ya advirtió el administrador del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo, Achim Steiner, un retroceso en la lucha contra este problema que hoy sufren 736 millones de personas, según la ONU. Esta vez ha sido David Malpass, presidente del Banco Mundial, quien ha alertado del peligro de que se reviertan buena parte de los avances de los últimos años para erradicar esta lacra que, de cumplirse lo establecido en el primero de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU, debería ser en 2030.

"La pandemia y el cierre de las economías avanzadas podrían llevar a hasta 60 millones de personas a la pobreza extrema, borrando gran parte del progreso reciente logrado en el alivio de la pobreza", ha dicho este martes Malpass en una conferencia telefónica.

El presidente del Banco Mundial destacó además que la institución ha establecido ya operaciones de emergencia con un centenar de países en desarrollo, que acogen al 70% de la población mundial. De ellos, 39 se encuentran en África subsahariana y casi una tercera parte corresponden a proyectos en contextos frágiles o conflictivos como Afganistán, Chad, Haití y Níger.

Esta asistencia, ha explicado, es la mayor y más rápida respuesta a una crisis en la historia de la institución. En este sentido, Malpass ha detallado que el compromiso del Banco Mundial es poner a disposición de los países en desarrollo 160.000 millones de dólares (143.380 millones de euros) en financiación en un periodo de 15 meses para encarar "los impactos económicos, sanitarios y sociales de la covid-19". "Para volver al crecimiento, nuestro objetivo deben ser respuestas rápidas y flexibles para hacer frente a la emergencia de salud, proporcionar liquidez y cualquier otro apoyo para proteger a los pobres, mantener el sector privado y fortalecer la resiliencia económica y la recuperación", ha agregado.

En la conferencia telefónica, Malpass ha explicado la importancia para los países con menos recursos de mantener el acceso a los mercados avanzados, a través de canales como el turismo o las exportaciones, por lo que la prolongada paralización económica tiene efectos especialmente negativos. Según cálculos de la institución, la economía global podría desplomarse cerca de un 5% este año y se espera que las remesas de migrantes hacia sus países caigan un 20% respecto a 2019 debido a los masivos despidos en países avanzados en industrias que dan empleo a un gran número de migrantes, como la restauración o construcción.

El Banco Mundial ha establecido ya operaciones de emergencia en un centenar de países en desarrollo; es la mayor y más rápida respuesta a una crisis en la historia de la institución

Las alarmas del Banco Mundial se suman a las que han venido lanzando distintos organismos en cuanto al impacto que la pandemia tendrá sobre las poblaciones más vulneradas y vulnerables. Así, la reducción de la cobertura sanitaria por la covid-19 provocaría la muerte de otros 1,2 millones menores de cinco años más en tan solo seis meses —6.000 cada día— en 118 países de ingresos bajos y medios, según un nuevo estudio de la Universidad Johns Hopkins. Un informe del Fondo de Población de la ONU advierte de que algunas medidas para combatir la covid-19, como el confinamiento y el cierre de clínicas por falta de material y personal, dejarán sin acceso a métodos anticonceptivos a 47 millones de mujeres, lo que derivará en siete millones de embarazos no deseados en los próximos seis meses en 114 países de renta baja y media. Y el número de hambrientos agudos podría duplicarse en 2020 hasta los 265 millones de personas debido a la rotura de las cadenas de suministro alimentario y otras medidas para evitar la propagación del virus, según el Programa Mundial de Alimentos.

La lucha contra otras enfermedades también se verá gravemente afectada por la pandemia. Una investigación estima que se puede duplicar la letalidad de la tuberculosis y provocar un retroceso de ocho años en la lucha contra esta enfermedad, la más mortífera del mundo con 1,5 millones de fallecidos y 10 millones de infectados anualmente. Por su parte, los esfuerzos en la lucha contra el sida en África pueden retroceder más de una década si durante la pandemia no se garantiza la continuidad de los servicios de prevención y tratamiento del VIH-sida. En concreto, una interrupción de seis meses en el suministro de terapia antirretroviral puede suponer un aumento de 500.000 muertes en la región subsahariana entre 2020 y 2021 por enfermedades vinculadas con el sida, según la Organización Mundial de la Salud y la agencia de las Naciones Unidas para la lucha contra el sida (Onusida).

Puedes seguir a PLANETA FUTURO en Twitter y Facebook e Instagram, y suscribirte aquí a nuestra newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

En EL PAÍS, decenas de periodistas trabajan para llevarte la información más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo y disfrutar de acceso ilimitado, puedes hacerlo aquí por 1€ el primer mes y 10€ a partir del mes siguiente, sin compromiso de permanencia.

Suscríbete

Más información