Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El liderazgo de las alcaldesas ante la pandemia

Las mujeres de los Gobiernos locales y regionales consolidan su posición gestionando de manera exitosa la crisis del coronavirus en un camino esperado hacia la nueva normalidad

Mujeres alcadesas durante el Congreso Mundial de CGLU en Durban.
Mujeres alcadesas durante el Congreso Mundial de CGLU en Durban.

¿Qué tienen en común los países con las mejores respuestas al coronavirus? Según la revista Forbes, mujeres que lideran. El artículo, no exento de polémica, describe cómo las de países como Islandia, Finlandia, Alemania, Dinamarca, Taiwán o Nueva Zelanda están siendo pioneras mostrando al mundo cómo manejar la crisis. Su autora, Avivah Wittenberg-Cox, defiende que demasiadas organizaciones promueven que las mujeres se comporten más como hombres si quieren liderar o tener éxito y, sin embargo, años de investigación sugieren que los estilos de las mujeres pueden ser diferentes y beneficiosos.

Y Forbes no se queda sola. Son muchos los medios que han hecho eco del liderazgo que están teniendo las mujeres gestionando la pandemia. Mientras The Guardian comenta que el arma secreta en la lucha contra el coronavirus son las mujeres, CNN señala el trabajo excelente de estas manejando la pandemia y se pregunta por qué no hay más liderando. Incluso el World Economic Forum ha lanzado una serie de reflexiones sobre por qué necesitamos más liderazgo femenino en la respuesta a la covid-19.

Si bien es cierto que todos estos artículos comienzan, por fin, a tratar el papel que las mujeres jefas de Estado y de Gobiernos nacionales están jugando, es necesario también abordar cómo las líderes de ciudades y de nuestros territorios están garantizando el acceso a los servicios básicos y aportando soluciones en medio de una pandemia que está acentuando las desigualdades estructurales de las mujeres y las niñas durante la era covid-19.

Para responder a estos retos, alcaldesas y gobernadoras que pertenecen a la organización mundial de Ciudades y Gobiernos Locales Unidos (CGLU) se reunieron en el marco de la experiencia de aprendizaje en vivo sobre el nuevo coronavirus que organiza la organización conjuntamente con ONU Habitat y Metrópolis.

La reunión pretendía dar voz a ciudades donde las estrategias contra la pandemia se deciden bajo el liderazgo de una mujer y con un enfoque de género. El objetivo era proporcionar un espacio para que las mujeres representantes políticas electas de diferentes partes del mundo presentaran sus estrategias, preocupaciones y experiencias clave, recordando su papel crítico como protagonistas en la crisis.

Entre ellas, abrieron el debate Åsa Regnér y Maimunah Mohd Sharif, directoras ejecutivas de ONU Mujeres y ONU Habitat respectivamente, y participaron alcaldesas de ciudades como Barcelona, Bogotá, Dakar, Túnez o Banjul, entre varias otras.

Una primera conclusión a la que todas las líderes parecieron estar de acuerdo fue que la pandemia afecta a mujeres y hombres de manera diferente. Si la crisis afecta más a poblaciones vulnerables e invisibilizadas, (ya sean familias sin ingresos, migrantes o trabajadores informales, entre otros) siempre suelen ser las mujeres y las niñas quienes experimentan una mayor fragilidad dentro de estos grupos.

Según la Organización Internacional del Trabajo (OIT), las mujeres están sobrerrepresentadas en sectores críticos de exposición al virus. Por ejemplo, son casi el 70% de la fuerza laboral sanitaria y superan esa cifra como voluntarias de salud y cuidadoras. Están, en definitiva, en primera línea de la respuesta ante la pandemia y asumen los mayores costes físicos y emocionales, enfrentándose a un mayor riesgo de infección.

Años de investigación sugieren que los estilos de las mujeres pueden ser diferentes y beneficiosos

Por otro lado, tal y como recordó Rohey Malick, alcaldesa de Banjul, la pandemia ha sacado a la luz la vulnerabilidad de las mujeres, acelerando los riesgos de violencia, explotación, abuso y acoso. Efectivamente, la crisis ha mostrado claras debilidades en la gestión de las estructuras sociales, poniendo en evidencia cómo no se está apoyando a las comunidades más vulnerables lo suficientemente bien, en especial ellas, tanto adultas como niñas.

“Todos los planes de recuperación de esta pandemia deben poner la igualdad en el centro”, comentó Thembisile Nkadimeng, alcaldesa de Polokwane. Para ello, se debe prestar especial atención a que las necesidades y los derechos de las mujeres y niñas se aborden a través de políticas sociales de reorganización del tiempo y redistribución de la riqueza, dijo. La alcaldesa de Gaziantep, Fatma Şahin, también expresó su preocupación por la situación de las migrantes, un colectivo que sufre y sufrirá de manera más aguda las peores consecuencias de esta crisis.

Pero si existe una sobre representación en los sectores expuestos al virus, hay una sub-representación en el número de mujeres como representantes políticas. Actualmente, menos del 7% de los jefes de Estado en el mundo, menos del 5% de sus alcaldes y tan solo el 20% de sus concejales son mujeres.

En función de ello, muchas de las ponentes insistieron en que después de esta crisis no se debería volver a la normalidad anterior: “Es preciso feminizar la política”, comentaba Ada Colau, alcaldesa de Barcelona. “Las ciudades somos la institución más cercana a la población. Hemos de dar más participación a las mujeres para promover una nueva economía que asuma lecciones de ecologismo, de pacifismo, de propuestas que pongan la vida en el centro, con un municipalismo más empoderado”.

“El gran desafío es resistir la presión para volver a la normalidad”, repetía Claudia López, alcaldesa de Bogotá. “Si algo nos ha enseñado esta pandemia es que el mundo de donde venimos no es sostenible. Tenemos que cambiar nuestros hábitos de vida y desarrollar una nueva normalidad social, económica y cultural. Hay que aprovechar este momento para innovar en políticas públicas y marcar un nuevo rumbo para nuestras ciudades”.

La sesión de aprendizaje común concluyó enfatizando que ha llegado el momento de garantizar la plena inclusión y participación de las mujeres y niñas en la política y en el tejido social de las ciudades y regiones. Para ello, CGLU y Metrópolis acordaron un llamamiento a la acción denominado Liderazgo de las mujeres para la era Postcovid-19 con el objetivo de "no volver a la normalidad". En su lugar, proponen ver la igualdad de género como una parte integral de la solución a los muchos desafíos globales posicionar a las mujeres en el centro de la toma de decisiones e involucrar a los hombres electos en este movimiento para lograr un marco de acción para una igualdad definitiva. La desigualdad no es una opción”, señalan, en la recuperación de la pandemia, y es clave que el liderazgo de las mujeres no sea una excepción sino la nueva normalidad en la era postcoronavirus.

Puedes seguir a PLANETA FUTURO en Twitter y Facebook e Instagram, y suscribirte aquí a nuestra newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información