Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rafael Moneo, el hombre polisémico

Tiento 2011

Tiento es vino, pero también aliento y camino, tacto y ensayo, aprendizaje y sabiduría. Tiento es Moneo: la esencia está en la relectura

HOGAR Y RESCOLDOS. Bayas negras pequeñas, preñadas de sabor antiguo. La cazuela de la pipa, tibia, desprende el aroma de una cálida acogida. Hojas de tabaco maduro. Cerezas y armañac. En el fuego, la meditación y la inspiración. Eucalipto y laurel en el alféizar. Propiedad y pertinencia: la arquitectura del paisaje impregna La Mejorada (monasterio vallisoletano fundado por Fernando de Trastámara, adquirido y repensado por Rafael Moneo) y modela sabores. Tiento 2011 se alza con la frescura del barro y la flor del granito en la mano. Explota en finura y picotas, en humedad y algarrobas. Hace pensar con respeto en la tierra. Penetra y posee. Moneo vive en Tiento 2011, poliédrico. Las mil caras de un hombre ante la aceptación del mayor reto: el aprendizaje a lo largo de la vida se puede concentrar en una cúpula que rezuma vino. 

La Mejorada, Tiento 2011

Ficha técnica: Vino de la Tierra de Castilla y León, 14,5%. Uva escogida en añadas muy buenas: a unos 750 metros sobre el nivel del mar, en arenas francas y arcilla profunda, tinta fina, cabernet sauvignon, malbec, syrah y merlot. Despalillada, fermenta espontánea. Doce meses en barrica nueva de roble francés. Precio: sobre los 40 euros.

Sensaciones: Es el corazón fluido de la tinta fina convertido en vino que repara almas y hace que uno cierre los ojos y se sienta cómodo y bien acogido por la tierra donde se hace.

A través del cristal: Sobre una bandeja de India & Pacific, portavelas de Jaime Beriestain y bolas de cristal de Catalina House. Copa y decantador, ambos
de Zwiesel 1872.

Más información