Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno convoca al embajador de EE UU para expresar su “rechazo frontal” a los aranceles de Trump

Exteriores recurre a una fórmula de protesta diplomática insólita con el representante de Washington

Richard Duke Buchan III, embajador de EEUU. En vídeo, declaraciones del ministro de Agricultura en funciones, Luis Planas, sobre los aranceles.

El Gobierno respondió este viernes con una mezcla de contundencia y moderación al órdago que ha lanzado Donald Trump a Bruselas en forma de aranceles a productos agroalimentarios, que afectan especialmente a productos españoles. Por un lado, los calificó de “inaceptables” y recordó que España y Europa sabrán responder al desafío. Por otro, se mostró conciliador al asegurar que aún hay margen para lograr una salida negociada y evitar una guerra comercial que puede perjudicar a ambas potencias. El mayor golpe de efecto lo dio a última hora de la tarde, al anunciar, en una acción diplomática insólita, que había convocado al embajador de EEUU para transmitirle su “rechazo frontal” a la medida. El ministro de Agricultura viajará a Bruselas el miércoles.

La decisión del Gobierno de convocar al embajador estadounidense, Richard Duke Buchan III, por un conflicto comercial es inaudita, sin precedente en los últimos años. La mayor parte de las convocatorias —una de las fórmulas de protesta más firmes— de los últimos años se han producido con el embajador del Reino Unido, por Gibraltar, o con el de Venezuela, por la falta de respeto a los derechos humanos, respectivamente, pero resulta inusual con el embajador de Washington. El secretario de Estado para la Unión Europea, Marco Aguiriano, transmitió al representante de la Administración Trump el “rechazo frontal” del Ejecutivo español a las medidas conocidas esta semana, según anunció La Moncloa en un comunicado.

El Gobierno ha dado este paso tras una serie de agravios que recuerda el texto. “Los aranceles anunciados”, explica, “se suman a una lista de medidas adoptadas por la Administración norteamericana en el último año contra intereses españoles y europeos, como los aranceles al acero y aluminio, la reactivación de la ley Helms-Burton [que afecta a grupos hoteleros españoles con intereses en Cuba], contraviniendo el derecho internacional, o la imposición de sanciones a las aceitunas negras españolas”.

El Gobierno considera “inaceptables” los aranceles sobre productos del sector agroalimentario anunciados por el Gobierno estadounidense. El ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación en funciones, Luis Planas, aseguró en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros que la imposición de sanciones afectaría “muy significativamente” a los productos del campo español.

Estos nuevos aranceles, que el Departamento de Comercio estadounidense anunció que entrarían en vigor el próximo 18 de octubre, gravan con un 10% las aeronaves que España vende a Estados Unidos y con un 25% productos como el vino, el aceite de oliva, la aceituna de mesa, los embutidos, los quesos y la fruta. Se trata de bienes que el año pasado exportó España a Estados Unidos por valor de unos 930 millones de euros.

Planas lamentó que sea el sector agroalimentario el que tenga que pagar las consecuencias de una pelea que nada tiene que ver la agricultura y la ganadería: “Es inaceptable que el campo pueda sufrir represalias comerciales en relación a un conflicto del sector aeronáutico”, dijo. El ministro en funciones aludía a la disputa comercial que enfrenta a Europa y Estados Unidos desde hace 15 años a cuenta de las ayudas públicas que reciben el fabricante aeronáutico estadounidense Boeing y su rival europeo Airbus.

El miércoles pasado la Organización Mundial del Comercio (OMC) dio permiso al Gobierno de Donald Trump para imponer aranceles a productos importados desde la UE por valor de 6.900 millones de euros en respuesta a los subsidios que concedieron los Gobiernos europeos a Airbus. El ministro recordó que los cuatro países más afectados por la decisión de EE UU son Alemania, Francia, Reino Unido y España, los que integran el consorcio de Airbus y por tanto los que concedieron las ayudas ahora consideradas ilegales por la OMC.

Europa “sabrá responder”

La imposición de aranceles complica una salida amistosa al conflicto. El Gobierno señaló que está “seguro” de que España y Europa sabrán responder y harán frente a las medidas “proteccionistas y nacionalistas”, ya que “Europa también es grande y es uno de los momentos para demostrarlo”, dijo la portavoz del Gobierno en funciones, Isabel Celaá, que insistió en que confían “plenamente” en la negociación.

El listado de productos a los que EE UU quiere aplicar los aranceles es aún provisional a la espera de que el Gobierno de Trump y el de Bruselas se reúnan el próximo 14 de octubre en Ginebra para negociar. También los portavoces de la Comisión Europea se han mostrado cautos y confían en poder reconducir la situación antes de que se encone del todo pero no descartan tomar represalias si Washington no cede. Bruselas cuenta con la baza de que la OMC aún tiene que decidir si Europa puede imponer aranceles a EE UU por las ayudas que este dio a su fabricante Boeing.

El ministro de Agricultura anunció que se reunirá la próxima semana con las comunidades autónomas —el lunes— y los sectores afectados —el martes— para consensuar una posición común. Planas aseguró que existe margen de negociación entre Washington y Bruselas para anular “total o parcialmente” la lista de productos afectados. “Esperamos y deseamos no entrar en un conflicto comercial, creo que nuestra posición es firme; si alguien inicia un conflicto debe ser responsable del mismo”, subrayó.

Para Madrid resulta especialmente doloroso que la Administración Trump castigue con aranceles del 25% a los productos agroalimentarios españoles por un contencioso que afecta a la industria aeronaútica y que de estas represalias se libren socios europeos, como Italia y Grecia, que compiten directamente con España en el mercado estadounidense.

El Gobierno español aún confía en que, en las próximas semanas, "la Administración norteamericana entienda que un acuerdo es necesario para evitar dañar el espíritu de colaboración y entendimiento que caracteriza las relaciones bilaterales en todos los ámbitos", pero advierte de que reaccionará de forma "inmediata" y con "firmeza y claridad" para defender los intereses de España si EE UU rechaza la oferta de diálogo. "Se activarán todas las medidas legales a su alcance, dentro del marco multilateral y en estrecha coordinación con la Comisión Europea en todos los ámbitos", subraya el Gobierno.

El Gobierno pedirá ayudas a Bruselas para mitigar el daño

El Gobierno aseguró este viernes que la guerra comercial es “injusta” para los productores de aceite de oliva, vino, porcino o cítricos afectados. Por eso anunció que va a solicitar a la Comisión Europea que movilice recursos financieros en el marco de la gestión de crisis para el sector agrícola para “mitigar los efectos” que puedan tener los aranceles sobre el sector. El Ejecutivo también quiere activar el mecanismo de ayuda para el almacenamiento privado de aceite de oliva, con el que se da una ayuda que cubre costes financieros y de almacenamiento por tener guardado el producto. El ministro de Agricultura, Pesa y Alimentación, Luis Planas, anunció que el miércoles viajará a Bruselas con la secretaria de Estado de Comercio para debatir con la Comisión Europea medidas urgentes de respuesta.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información