Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

¿Qué son los aranceles y por qué Trump quiere imponerlos al aceite y al vino español?

Preguntas y respuestas sobre el conflicto comercial que enfrenta a la UE y a la Administración estadounidense

Una mujer durante la vendimia de Bodegas La Val, una de las marcas pioneras de la denominación de origen Rías Baixas. En vídeo, Trump impondrá aranceles a los aviones de Airbus y al queso, el vino y el aceite español.

La amenaza de Estados Unidos de imponer aranceles a la Unión Europea ha desatado las tensiones comerciales entre las dos potencias. La Administración de Donald Trump ha publicado una lista de productos sobre los que pretende imponer estos gravámenes. España es uno de los países más perjudicados. EE UU ha señalado productos españoles por un valor cercano a unos 1.000 millones, entre los que destaca el aceite, el vino y el queso. Estas son las principales claves del conflicto:

¿Qué es un arancel?

Es un impuesto especial que se aplica a productos que se importan de un país a otro. Lo paga la empresa que compra. Por poner un ejemplo: si un restaurante estadounidense quiere poner a sus clientes aceite de oliva español y este está sometido a un arancel, ha de abonar ese impuesto para que el aceite pueda entrar en territorio estadounidense. Si el aceite cuesta 100 euros y se le aplica un arancel del 25%, tendrá que pagar 125 euros por su aceite (100 para el productor español y 25 para el fisco de EE UU). Si se aplica un arancel a un producto que antes no lo tenía, el importador podrá optar por encarecerlo, con lo que quizá pierda ventas, o no comprarlo y optar por un producto más barato. En el conflicto actual entre EE UU y la UE, el restaurante estadounidense podría decidir comprar aceite italiano.

¿Por qué EE UU ha decidido poner aranceles a productos de la UE? ¿Cómo se origina el conflicto?

Aunque ha saltado ahora a la palestra, en realidad el conflicto comercial Estados Unidos-UE viene de lejos. Arrancó en 2004, cuando el Gobierno estadounidense denunció ante la Organización Mundial de Comercio (OMC) a la UE por supuesto trato de favor al fabricante de aviones europeo Airbus (un consorcio en el que participan Francia, Alemania, Reino Unido y España) que perjudicaba a su competidora, la empresa aeronáutica estadounidense Boeing. Básicamente, denunciaba que la UE financió proyectos de Airbus con créditos por debajo del precio de mercado. En una larga batalla, con toneladas de documentos viajando entre los distintos países y la OMC, el organismo que vela por el comercio mundial dictaminó en 2010 que efectivamente, había comportamientos de la UE que había que eliminar. La UE se comprometió a hacerlo en 2011, pero EE UU consideró que no hacía lo suficiente, por lo que pidió un arbitraje. Este se resolvió en 2018 con victoria estadounidense. Sin embargo, las represalias americanas tenían que decidirse en un tribunal de arbitraje, que decidió este miércoles. Por eso esta semana la OMC autorizó a EE UU a imponer aranceles por valor del equivalente al daño que sufrió su industria aeronáutica por las ayudas que la UE daba a Airbus.

¿A cuánto ascenderán los aranceles?

En la disputa inicial, Boeing afirmaba que la UE había concedido ayudas ilegales a Airbus por valor de 22.000 millones de dólares (20.000 millones de euros). Sin embargo, en el proceso abierto el año pasado para que la OMC autorizase a EE UU imponer aranceles a la UE, la oficina de Comercio Exterior estadounidense valoró el daño en 11.200 millones de dólares (10.200 millones de euros) anuales y elaboró una lista preliminar de productos a los que aplicaría aranceles. Sin embargo, la OMC, en su dictamen del miércoles, rebaja la cifra y autoriza a EE UU a imponer aranceles a productos europeos por valor de 7.500 millones de dólares (6.900 millones de euros). Aunque la cifra es mucho menor de la que se manejaba inicialmente, se trata de la mayor sanción autorizada por la OMC.

¿Es definitivo?

En la lista de productos a los que impondrá aranceles elaborada por el Gobierno de Donald Trump, se especifica que “la fecha efectiva para los aranceles adicionales es el 18 de octubre”. Sin embargo, aún podría evitarse. Responsables comerciales de la UE y de EE UU se reunirán el próximo 14 de octubre en Ginebra y ahí podría llegarse a un entendimiento, ya que la UE lleva meses intentando fijar un sistema de subsidios a la industria aeronáutica que sirva a ambas orillas del Atlántico, que acabe de una vez con el conflicto Airbus-Boeing y que sirva también para lidiar con otras potencias aeronáuticas, como la pujante China. Si no hay acuerdo ahí y EE UU no da marcha atrás, los aranceles comenzarán a aplicarse el 18. La UE cree que la forma en que EE UU recibió el miércoles la decisión de la OMC —Trump tuiteó que su país había logrado una “bonita victoria” sobre la UE— aleja las posibilidades de acuerdo.

¿Qué puede hacer la UE en respuesta?

En julio, la UE ya barajó un paquete de aranceles a productos estadounidenses, porque la UE también reclamó a la OMC por las ayudas que EE UU ha proporcionado a Boeing y la organización, en 2012, dio la razón a los europeos y consideró ilegales estas ayudas. De hecho, la UE está a la espera de que la OMC decida y autorice el importe de la imposición de aranceles. La UE ha reclamado poder gravar productos americanos por 12.000 millones de euros. En todo caso, en otras ocasiones, la OMC ha autorizado a la UE a imponer aranceles a EE UU y los europeos no han hecho uso de ese derecho, por lo que una primera medida inmediata sería imponer las tasas correspondientes por estos viejos conflictos.

¿Por qué se ven afectados productos agrícolas españoles y no los italianos o griegos?

Porque Airbus es un consorcio para la fabricación de aviones en el que participan España, Francia, Reino Unido y Alemania. Hay centros de trabajo en estos cuatro países y no en Italia o Grecia. Por eso EE UU ha decidido gravar con aranceles el aceite de oliva o el vino español y no el italiano. Por eso mismo está también afectado por los aranceles el whisky escocés (Escocia forma parte del Reino Unido) y no el irlandés. No obstante, sí hay productos de Irlanda o Italia en la lista, como los hay de todos los países de la UE (quesos, licores, marisco, carne de cerdo…).

¿Cuánto le toca a España?

Con los datos de exportaciones españolas a EE UU en 2018 y la lista de productos afectados, se estima que se impondrán aranceles a los productos españoles por valor de cerca de 1.000 millones de euros, según explicó la secretaria de Estado de Comercio, Xiana Méndez. Un cálculo de EL PAÍS sitúa la cifra en 930 millones. Más de la mitad, 560 millones, corresponden al sector olivarero, el más perjudicado, entre aceites de oliva virgen y no virgen y aceitunas en conserva. Por detrás se situaría el vinícola, con ventas a EE UU en 2018 por 215 millones. El sector quesero vende 86 millones y el de cárnico, unos 26 millones.

¿Qué otros países están afectados?

Aunque las sanciones se dirigen principalmente a los cuatro países que forman parte del consorcio, todos los países de la UE están afectados en alguna medida. No obstante, los aranceles del 10% a aviones o piezas para aeronaves solo afectan a España, Alemania, Reino Unido y Francia.

¿Por qué un conflicto comercial sobre aviones acaba afectando a las aceitunas españolas?

Porque las ayudas a Airbus fueron otorgadas por la UE, es decir, fueron comunitarias, aunque se beneficiara de ellas una compañía que produce en Reino Unido, Alemania, España y Francia. Por eso estos cuatro países son los más afectados, pero todos reciben algún pellizco.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información