Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La UE avisa de que los aranceles complicarán una salida amistosa al conflicto comercial

El Ejecutivo comunitario advierte de que aprobará "contramedidas" si finalmente Washington aplica los aranceles

La Comisaria Europea, Cecilia Malmstrom. En vídeo, sus declaraciones. AP | Vídeo: AtlasEPV

La Comisión Europea ha lamentado este jueves la decisión de Estados Unidos de imponer aranceles a productos europeos por valor de 7.500 millones de dólares. Pese a dar prioridad a una salida negociada a la disputa, Bruselas admite que las medidas anunciadas por la Administración de Donald Trump "hacen que los esfuerzos" para hallar ese acuerdo sean "más complicados". Un portavoz del Ejecutivo comunitario advirtió que si la Administración norteamericana sigue adelante, habrá represalias por parte de Europa. "Si Estados Unidos adopta esas contramedidas empujará a la Unión Europea a una situación en la que deberá hacer lo mismo", avisó.

Bruselas se aferra al envite del responsable de Comercio norteamericano, Robert Lighthizer. Tras conocer la resolución de la Organización Mundial del Comercio (OMC) sobre la ilegalidad de las subvenciones europeas a Airbus, Lighthizer afirmó que espera "entrar en negociaciones con la Unión Europea" para resolver la batalla por los subsidios a la industria aeronáutica europea y estadounidense en una vía que "beneficie a los trabajadores norteamericanos". "Tomamos nota", afirmó el portavoz de la Comisión, que recordó que los consumidores y las empresas norteamericanas serán las principales perjudicadas por la decisión.

La comisaria de Comercio, Cecilia Malmström, lleva meses abogado por un acuerdo con Estados Unidos. Sin embargo, la máxima negociadora europea ve con desasosiego cómo Washington todavía no ha dado ninguna respuesta a la propuesta que le formuló el pasado mes de juli. Bruselas trata de pactar con Washington una reforma del sistema de subvenciones para la aviación civil que no solo afecte a ambos lados del Atlántico, sino a otras grandes potencias, en particular a China.

Los responsables de Estados Unidos y la Unión Europea se verán el próximo 14 de octubre, en el marco de la disputa por las ayudas de Airbus. Cuatro días más tarde, Trump podría imponer los nuevos aranceles. La UE no puede imponer medidas de inmediato, sino que debe esperar a que la OMC avale la ilegalidad de las ayudas que Estados Unidos dio a Boeing para poder dar un golpe a las importaciones estadounidenses.

En Bruselas se ha barajado incluso la opción de poder recuperar un viejo laudo de la OMC favorables a la UE y que no llegó a aplicarse (por unos 4.000 millones de dólares) en caso de requerir una respuesta inmediata. Malmström, sin embargo, no quiso entrar en esa posibilidad concreta. "Lo estamos mirando todo. Eso no significa que usemos esas posibilidades, pero todo está sobre la mesa", afirmó en vísperas de la decisión de la OMC tras reunirse con los titulares de esa cartera de la UE.

El ministro alemán de Finanzas, el socialdemócrata Olaf Scholz, ha alertado contra la tentación de una reacción apresurada. "En un mundo globalizado, los conflictos comerciales no benefician a nadie, como ha quedado claro en los últimos meses", aseguró Scholz al periódico sensacionalista alemán Bild. "Por eso, vamos a responder de manera decidida, pero reflexionada a la nueva situación".

Desde la Asociación de Cámaras de Comercio e Industria alemanas (DIHK), su presidente, Eric Schweitzer, ha indicado que "las empresas alemanas están extremadamente preocupadas con la nueva escalada de tarifas trasatlántica". Schweitzer ha considerado que "en la actual situación económica, un acuerdo amistoso resultaría extremadamente necesario para nuestras empresas". Estados Unidos es el principal destino de las exportaciones alemanas.

Todo indica, pues, que la UE aguardará a la decisión de la OMC, que deberá llegar en los próximos meses. De momento, la Comisión Europea tiene preparada una lista de productos estadounidenses a los que aplicar tarifas. La UE reclamó al organismo con sede en Ginebra poder adoptar medidas por 12.000 millones de euros y tiene identificados ya productos por valor de 20.000 millones para gravar, aunque la cifra final dependerá del laudo de la OMC.

Represalias de Francia si Trump no negocia

Francia ha sido la primera en avisar de que tomarán medidas si EE UU aplica los aranceles anunciados. El ministro francés de Economía, Bruno Le Maire, afirmó este jueves que Europa responderá con “sanciones” si Estados Unidos se niega a negociar una solución. "Tendemos la mano. Hemos tendido la mano los últimos meses porque pensamos que va en el interés político y económico tanto de Estados Unidos como de Europa”, recordó Le Maire. Pero “si el Gobierno estadounidense rechaza la mano tendida por Francia y por la UE, estaremos listos para reaccionar con sanciones (…) que la OMC nos autorizará”, advirtió el ministro francés.

Le Maire es uno de los responsables de Economía europeos que más ha negociado en los últimos meses con sus pares norteamericanos, tanto por la polémica creada con la adopción en Francia de una tasa Google por la que Trump ya amenazó con imponer aranceles a los vinos franceses, como por el hecho de que Francia ostentó este año la presidencia del G7, en cuya cumbre en agosto en Biarritz se alcanzó precisamente un principio de acuerdo con Washington para tasar a las plataformas tecnológicas en todo el mundo.

Poco antes, en una entrevista televisada, la portavoz del Gobierno galo, Sibeth Ndiaye, también dejó claro que Francia preparará “medidas de represalia” contra EE UU “en concertación con la UE” si Washington acaba aplicando los aranceles.

“Siempre le hemos dicho a EE UU que consideramos que es mejor lograr soluciones amistosas en vez de entrar en conflictos comerciales”, pero si este acaba produciéndose, “Europa no va a dejarse hacer” y buscará “una respuesta concertada a nivel europeo para analizar las medidas de represalia” aplicables, indicó, si bien no quiso definir qué productos podrían verse afectados.

"Evidentemente, prevemos medidas de represalia" concertadas con la UE, ha afirmado la portavoz del Gobierno francés, Sibeth Ndiaye, sin detallar esas posibles medidas. "Lamento que estemos metidos en esta guerra comercial con EE UU, porque con ella, hay pocas posibilidades de crecimiento colectivo", ha dicho, subrayando que la situación "no aporta nada a nadie". "Hemos dicho siempre a EE UU, durante meses, que cremos que es mejor encontrar soluciones amistosas antes que entrar en conflictos comerciales", ha señalado.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >