Debate sobre la crisis

Zapatero busca 15.000 millones más

El presidente anuncia una importante reforma fiscal sin detallar a quién afectará - Toda la oposición arremete contra el Gobierno por su gestión de la crisis

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, acudió ayer al Congreso a exponer el continente de su política económica ante la crisis, pero sin desvelar el contenido concreto. Tras cinco horas de debate, únicamente se sabe que todas las futuras medidas estarán en el ignoto proyecto de ley de economía sostenible y en una importante reforma fiscal. Pero de la ley no aportó ninguna novedad y de la subida de impuestos tampoco se conoce más detalle que el tope máximo del incremento de recaudación: el 1,5% del producto interior bruto, es decir, unos 15.000 millones de euros.

Zapatero enterró ayer definitivamente su frase de que "bajar impuestos es de izquierdas", pronunciada en época de bonanza, que le llevó a acabar con el impuesto de patrimonio, bajar el de sociedades, mejorar el tratamiento de grandes fortunas y reducir el tipo máximo del IRPF. Según sus datos, ha bajado en cinco años en 20.000 millones la presión fiscal y ahora espera recaudar 15.000 millones más, con la reforma y con el incremento de la recaudación por la reactivación de la economía, tras meses de caída en barrena de la recaudación.

Zapatero reta al líder del PP a ver juntos el gasto de sus administraciones
Rajoy condiciona el acuerdo a que no haya ninguna subida de impuestos
Más información
El pacto improbable
Zapatero limita la reforma fiscal a los 400 euros, las rentas de capital y los impuestos indirectos
Solchaga: "Es imposible" recaudar 15.000 millones más
"Pide usted a la gente que pague sus errores"
"El modelo productivo no se cambia por ley"
"¿Qué autovías aplazo? ¿Reducimos las becas?"
"No habla, no dialoga, revolotea de flor en flor"
El PNV muestra su acercamiento al PSOE mientras CiU se aleja aún más
La difícil tarea de cuadrar las cuentas
Tocar fondo y seguir escarbando

Ahora, en momentos de crisis afrontará la que va a ser, en términos absolutos, una de las mayores subidas de impuestos desde la Transición. La de Carlos Solchaga de julio de 1992, que subió el IRPF en todos los tramos y dos puntos en el IVA (del 13% al 15%), suponía el 0,5% del PIB y unos 290.000 millones de pesetas (1.740 millones de euros). La introducción del IVA en los 80 y del IRPF en 1979 fueron medidas fiscales de más calado e importancia cualitativa, aunque no cuantitativa. La concreción quedará para la negociación de los Presupuestos y Zapatero sólo ha avanzado que su intención es no tocar los tipos del IRPF, no afectar a las rentas bajas y combinarla con una bajada del impuesto de sociedades para pequeñas empresas que mantengan puestos de trabajo. Explicó que "la presión fiscal seguirá estando apreciablemente por debajo de la media europea" y "el resultado será inferior a la presión fiscal existente en 2004".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Zapatero constató de nuevo que está solo en la Cámara y volvió a recibir el chaparrón de críticas y reproches de todos los grupos, con niveles de virulencia variable entre duros y muy duros, y con el denominador común de la tacha de improvisación, de la rectificación permanente y de la falta de un plan contra la crisis. No obstante, la izquierda, aunque desconfía, está dispuesta al pacto y el PNV le dio la alegría del día a Zapatero al ofrecerse abiertamente.

Los propósitos del presidente dividieron como pocas veces al hemiciclo: a un lado los que están dispuestos a apoyar la futura reforma fiscal como única fórmula para salir de la crisis, y hacer frente al gasto social que genera, aunque desconfíen del presidente; y al otro los que proponen sólo recortar el gasto, con rechazo a cualquier retoque de los tributos para paliar la caída de la recaudación.

En este último frente se sitúan el PP y CiU. Para Mariano Rajoy no hay más posibilidad de acuerdo que para recortar el gasto público, pero, por más que Zapatero le insistió para que concretara de dónde se podría ahorrar no hubo respuesta concreta del líder del PP. Ni cuando le habló de la diferencia entre la propaganda y la realidad, es decir, entre exigir ese recorte y permitir que gobernantes del PP como Alberto Ruiz-Gallardón o Francisco Camps desboquen el gasto y el déficit en el Ayuntamiento de Madrid y la Comunidad Valenciana, respectivamente. Josep Antoni Duran Lleida sí le exigió que adelgace su Gobierno, concretando algo más.

Tanta insistencia hubo sobre el gasto público, que Zapatero retó a Rajoy a reunirse para repasar de dónde se puede recortar. Es decir, que además de complicados pactos sobre educación y energía, ambos se reunirán en breve con el remoto objetivo de acordar recortes de partidas. De hecho, Rajoy ya lo condiciona a que se frene la subida fiscal que Zapatero ve imprescindible.

Sus posiciones transcurren como líneas paralelas que no se cruzarán nunca. Uno quiere recaudar más impuestos y otro considera posible lograr fondos sólo del ahorro en el gasto público, incentivando la economía con bajadas de impuestos. Y el líder del PP cree haber encontrado en la subida de tributos una bandera política rentable y un filón inagotable de desgaste al Gobierno.

"Usted vive en la arcadia feliz", "hacen el ridículo", "confunde una foto con el diálogo social y encima no consigue la foto", "da palos de ciego" y "trae la ley de economía sostenible como si fuera el bálsamo de Fierabrás que todo lo cura", le dijo Rajoy.

En esas líneas paralelas se sitúan las dos partes en las que se ha dividido el Congreso para las futuras votaciones que requiere el puzle legal que completa la estrategia de Zapatero ante la crisis: la ley de economía sostenible, el Presupuesto y la ley de financiación autonómica. Si optara por la izquierda, Joan Herrera (ICV), por ejemplo, le dejó claro que exige medidas como que se graven las Sicav (Sociedades de Inversión de Capital Variable), y a los "galácticos" extranjeros del fútbol, que sólo tributan al 24%. Como diagnóstico, Zapatero reiteró que "lo peor de la crisis ha pasado", pero sus efectos se mantendrán aún.

El presidente José Luis Rodríguez Zapatero, durante el debate celebrado en el Congreso.
El presidente José Luis Rodríguez Zapatero, durante el debate celebrado en el Congreso.CRISTÓBAL MANUEL

Las frases de cinco horas de debate

Zapatero: "Espero su buena voluntad [a Rajoy] para abordar un pacto en educación y energía. En Educación nos jugamos casi todo".

- "Soy más presidente de superávit que de déficit público. De mis seis ejercicios, cuatro se han saldado con superávit".

- "Voy a pedir un poco más de esfuerzo a quien puede hacerlo".

- "No soy un ortodoxo de la política fiscal. No se puede hacer la misma política fiscal con un crecimiento de un 4% y con una recesión que precisa incrementar los gastos sociales para atender a los desempleados".

- "No hay mejor mayoría que la que se construye cada día. Una mayoría cambiante".

- "Admito que yo estaba más en la tesis de la desaceleración que de la crisis [...] Algunos de los que suben a esta tribuna no se equivocan nunca, yo sí".

Rajoy (PP): "Han logrado un descomunal déficit de las cuentas públicas".

- "Las medidas contra la crisis son inconexas y contradictorias y han disparado el déficit a 50.000 millones hasta junio".

- "La subida de impuestos generará más crisis, más desempleo y no solucionará el déficit, porque no hay subida de impuestos capaz de tapar el agujero que se ha creado". - "Nunca en la historia de España ha habido más déficit público que con usted. El mayor agujero de nuestras cuentas públicas".

- "Hay que decirle a la gente que la situación es muy complicada porque crear nuevos espejismos afectará a la recuperación".

- Duran (CiU): "Vamos mal. Usted no domina la situación".

- Ridao (ERC): "No se atreve con las reformas estructurales. Felipe [González] era más moderno y reformista".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS