Reportaje:Debate sobre la crisis

La difícil tarea de cuadrar las cuentas

El Gobierno confía en la recuperación económica para lograr más ingresos

"El aumento de impuestos será temporal y limitado". Lo dijo José Luis Rodríguez Zapatero a finales de agosto para tranquilizar a unos contribuyentes inquietos por su bolsillo. El presidente del Gobierno dio ayer pocas pistas sobre cuánto dinero va a necesitar para luchar contra un déficit que cabalga este año hasta el 10% del producto interior bruto (PIB).

De sus palabras ("los ajustes fiscales" (...) "globalmente representarán" (...) "una subida de la presión fiscal que quedará por debajo del 1,5% del PIB") se deduce que el aumento de impuestos será de cerca de 15.000 millones. Pero fuentes del Ministerio de Economía matizaron tras la comparecencia del presidente que lo que sube 1,5 puntos es la presión fiscal. Y que esto no significa que los impuestos vayan a aumentar en esa cuantía. Porque a los mayores gravámenes se unirá una hipotética mejoría de la situación económica, que provocará un aumento de la recaudación. ¿El resultado? Que todavía nadie sabe cuánto van a subir realmente los impuestos.

Sólo con el aumento de impuestos sobre el capital no se logra el objetivo
Más información
Zapatero busca 15.000 millones más
Tocar fondo y seguir escarbando
La OCDE advierte de que subir impuestos no es suficiente para superar la crisis

Lo curioso es que el líder de la oposición, Mariano Rajoy, también pareció entender que el aumento sería de 15.000 millones. Así se lo dijo al presidente, y éste no rectificó en ningún momento.

En cualquier caso, parece dudoso que la subida vaya a ser tan "limitada", porque los 15.000 millones adicionales suponen uno de los saltos más grandes dado por el sistema fiscal desde el inicio de la democracia. Para conocer con detalle qué gravámenes crecerán y en qué cuantía habrá que esperar a la última semana de septiembre, cuando se presentarán los Presupuestos de 2010.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Porque las dudas surgen ahora en torno a las figuras impositivas que se van a hacer responsables de recaudar el dinero que tanto necesitan las arcas públicas, que hasta julio registraron un déficit de casi 50.000 millones de euros, cinco veces más que en el mismo mes de 2008. "No me salen las cuentas. La retirada de la deducción fiscal de 400 euros puede suponer unos 5.000 millones de euros; si se sube dos puntos el gravamen sobre las rentas, 1.000 millones. Y los impuestos especiales pueden aportar 2.000 más. En total, unos 8.000 millones, muy lejos de las necesidades del Gobierno", sostiene Luis del Amo, director del Registro de Economistas Asesores Fiscales.

El presidente reiteró ayer que las rentas del trabajo no tendrán que pagar más. Y eso a pesar de que la retirada de la deducción de 400 euros, que el Gobierno ha confirmado que quiere llevar a cabo en los próximos Presupuestos, supone un aumento evidente en el gravamen de las rentas del trabajo.

Lo que está claro es que el aumento de la presión fiscal sobre el capital no bastará para recaudar la fabulosa cifra insinuada por Zapatero. "Si nos atamos las manos no cambiando los tipos sobre rentas del trabajo y actividades económicas, el margen de maniobra y la capacidad recaudatoria es muy limitada. Incluso una subida de impuestos sobre el capital bastante agresiva generaría pocos recursos", responden Jesús Fernandez-Villaverde y Juan Rubio Ramírez, ambos de FEDEA (Fundación de Estudios de Economía Aplicada).

"Buena parte de la fantástica recaudación del 2005-2007 vino por el boom inmobiliario y es difícil que ésta se recupere incluso si la economía sale de la recesión. Una subida del IVA puede generar muchos más ingresos; y dado que imponemos el consumo mucho menos que nuestros socios europeos, ahí hay terreno por recorrer", añaden estos dos profesores, que trabajan en las universidades de Pensilvania y Duke.

Pero el presidente no sólo apuntó un "moderado" aumento en la presión fiscal, que, subrayó, "seguirá estando apreciablemente por debajo de la media europea". Zapatero también anunció recortes en el gasto. "El cumplimiento de las prioridades exige una reducción en el gasto medio de los ministerios del 6%, que afectará a los gastos corrientes, a la contención de las retribuciones y a la restricción radical de la oferta pública de empleo", señaló. Los ajustes "supondrán una contribución a la reducción del déficit equivalente a los recortes en el gasto público" con lo que el Ejecutivo se propone enjugar unos 30.000 millones de déficit entre ambas medidas.

Lo que no se oyó ayer fue ningún detalle sobre la Ley de Economía Sostenible. Cuatro meses después de su anuncio, continúan las dudas sobre la norma que el Gobierno quiere que sea eje del nuevo modelo de crecimiento.

Rajoy, durante su intervenciónayer en el Congreso.
Rajoy, durante su intervenciónayer en el Congreso.CRISTÓBAL MANUEL

Sobre la firma

Luis Doncel

Es jefe de sección de Internacional. Antes fue jefe de sección de Economía y corresponsal en Berlín y Bruselas. Desde 2007 ha cubierto la crisis inmobiliaria y del euro, el rescate a España y los efectos en Alemania de la crisis migratoria de 2015, además de eventos internacionales como tres elecciones alemanas o reuniones del FMI y el BCE.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS