La mafia 'envenena' el vino italiano

La UE pide a Roma más información sobre el escándalo del caldo adulterado por el crimen organizado, unos 70 millones de litros con mezclas peligrosas

La Comisión Europea pidió ayer a Italia informaciones sobre el nuevo escándalo alimentario denunciado desde la portada del semanario Espresso, según el cual la fiscalía calcula que al menos 70 millones de litros de vino de bajo costo, presentes en supermercados de todo el país en botellas y envases de tetrabrik, contienen solo un quinto de vino real; el resto, han revelado los análisis, consiste en una mezcla peligrosa de agua, azúcar y sustancias químicas que contienen fertilizantes cancerígenos y ácido clorhídrico y sulfúrico.

Nina Papadoulaki, portavoz del comisario de Sanidad, Andreu Vassiliou, confirmó que Italia ha aplicado el sistema de alerta rápido europeo sobre peligrosidad de alimentos. Aunque Roma aseguró que no existe riesgo para la salud, el semanario lanzó anoche una nota en la que recuerda que las sustancias halladas son un "veneno de efecto lento".

La investigación, que lleva en curso seis meses, ha desvelado según Espresso la mayor manipulación alimentaria nunca descubierta en Italia, y es obra de la criminalidad organizada. El vino barato adulterado, blanco y tinto, se vende a un precio casi simbólico, entre 70 céntimos y 2 euros el litro. Hay 20 empresas implicadas, ocho del norte del país y el resto de Puglia y Sicilia. El sistema permitía ahorrarse a los productores un 90% del costo.

La primera pista partió de una bodega de Veronella, cerca de Verona, que hace 22 años fue responsable de una intoxicación por metanol que dejó ciegas a 15 personas. El dueño ha sido detenido y acusado de manipular alimentos con riesgo para la salud, afirma la revista. Los análisis realizados al líquido intervenido mostraron que contenía entre un 20% y un 40% de vino, y que el resto es una mezcla de agua, fertilizantes, azúcar, y ácido clorhídrico y sulfúrico, utilizados para camuflar la presencia del azúcar.

El proceso abierto por la fiscalía de Verona se fue extendiendo al resto del país, hasta convencer a los magistrados de que muchos empresarios vinícolas del norte han formado "una asociación para delinquir", en connivencia con la asociación mafiosa montada por sus colegas meridionales.

Uno de los vinos más caros y famosos de Italia, el Brunello de Montalcino toscano, está también bajo sospecha, aunque el fraude parece de otro tipo. La Fiscalía de Siena ha ordenado redadas en cuatro bodegas distintas, y se ha inacutado de cientos de botellas, principalmente de la añada 2003, por estar elaboradas con uvas diferentes de la original sangiovese.

Según los investigadores, entre el 30% y el 40% del Brunello producido entre 2003 y 2007 por varios de los productores más importantes es falso. Los móviles del fraude son dos: que no hay tanta viña de uva sangiovese como para producir todo el Brunello que se vende (unos seis millones de botellas al año), y que los consumidores, sobre todo estadounidenses, prefieren una variante más dulce y suave.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS