Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El brote de legionela de Mataró afecta ya a 80 personas y se convierte en el mayor del año

La Generalitat sospecha que el foco radica en una torre ilegal clausurada el viernes

El ingreso ayer de cinco personas más con diagnóstico de neumonía por legionela en Mataró (Barcelona) eleva a 80 el número de afectados por este brote, de los que dos ya han muerto. Aunque el foco infeccioso, el mayor de España este año, sigue sin estar localizado, la Generalitat cree que su origen radica en una torre de refrigeración clandestina y clausurada el pasado viernes. El consejero de Sanidad catalán, Eduard Rius, indicó ayer que este torre perteneciente a la empresa Hielos del Maresme, es 'muy probablemente' el origen del brote infeccioso.

La torre de refrigeración clausurada el viernes no estaba censada por el Ayuntamiento de Mataró (106.000 vecinos) y no había sido desinfectada como indica la normativa.

Sin embargo, y después de haber descubierto y clausurado otras cuatro torres contaminadas los últimos días sin que cesen los casos de legionelosis, Rius prefirió hablar con prudencia sobre el precinto de la quinta torre y sugirió que 'pueden aparecer nuevos casos'. El periodo de incubación de la legionelosis alcanza los 10 días. El brote se declaró oficialmente el 9 de agosto, aunque ya el 23 de julio pasado se registró un ingreso en Mataró por legionelosis.

Los responsables de la Consejería de Sanidad, el Ayuntamiento de Mataró y los vecinos están indignados con la empresa propietaria de la quinta torre descubierta. 'A pesar de la publicidad que se ha dado al brote no informaron al Ayuntamiento sobre la torre. Si lo hubieran hecho, ahora estaríamos hablando de un brote cerrado, cuando desgraciadamente no es así', afirmó Rius.

La administradora de Hielos del Maresme, Inés Roca, dijo ayer a este periódico que su empresa está siendo víctima 'de una cacería'.'Todavía no hay ningún análisis científico que confirme que nuestra torre de refrigeración es la culpable del brote', afirmó. Roca añadió que la torre de refrigeración entró en servicio el pasado mes de julio, pero que no la censó en el Ayuntamiento como es preceptivo. Tampoco ha realizado el mantenimiento de la manera que dictamina el decreto de la Generalitat sobre torres de refrigeración, sino que la lavó 'cada semana, vaciándola y desinfectándola con lejía'.

Este método, que el consejero de Sanidad calificó de 'casero', podría ahora 'dificultar los análisis de la torre', según Rius, quien calificó de hecho 'muy grave' la actuación que ha tenido la empresa. Según el decreto de la Consejería de Sanidad del pasado 18 de Mayo, la falta cometida por la empresa podría ser sancionada con una multa de hasta 60.000 euros.

Unos 400 vecinos del barrio de Cerdanyola de Mataró mantuvieron ayer una tensa reunión con responsables del departamento de Sanidad y con el alcalde, Manuel Mas, a quienes les exigieron más celeridad en las investigaciones sobre el origen del brote infeccioso.

Por otra parte, la Generalitat está considerando la posibilidad de reformar la normativa actual sobre torres de refrigeración, ya que no ha evitado que torres de instalaciones que cumplen la ley acaben contaminadas por la bacteria legionela. Los puntos a modificar, según el Gobierno catalán, serían aquellos aspectos sobre los biocidas y desinfectantes que deben utilizarse para desinfectar las torres.

Mientras tanto, el hospital de Mataró ha tenido que activar un dispositivo especial para hacer frente a la constante llegada de nuevos pacientes con legionelosis y ha optado por trasladar enfermos con otras patologías al hospital de Can Ruti de Badalona.

También ayer se conoció la existencia de un nuevo caso de legionelosis, independiente del brote de Mataró, en S'Agaró (Girona), informa Cristina Parals.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 20 de agosto de 2002