Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los casos de legionelosis en España se han multiplicado por siete desde 1997

Sanidad planea reformar la norma que aprobó en 2001 para prevenir la enfermedad

España tiene dificultades para controlar la legionela. La bacteria ha causado tres muertes este mes y mantiene cuatro brotes abiertos por todo el país. Ayer se declaró uno nuevo en un hospital de Valencia. Los casos se han multiplicado por siete desde 1997 y España es el mayor exportador de legionelosis de Europa. El Ministerio de Sanidad aprobó un real decreto en julio de 2001 para controlar las instalaciones, pero un año después los brotes siguen apareciendo. Expertos e instaladores aseguran que el decreto es insuficiente, que no se puede cumplir y que está hecho de forma apresurada. Sanidad asegura que este año han disminuido los casos un 10% y planea reformar la norma.

Los datos del Centro Nacional de Epidemiología (CNE) son claros: los casos confirmados de legionelosis se multiplicaron por siete entre 1997 y 2001 y se triplicaron desde 1999. El director general de Salud Pública, José María Martínez Moreno, afirmó que el aumento está relacionado con la proliferación de sistemas de refrigeración y con que desde hace unos años existe un test rápido de detección de la legionela: 'Hace años, la enfermedad pasaba como una neumonía atípica. Lo que se busca, se encuentra'. Martínez aseguró que España no es única, y puso como ejemplo el actual brote del Reino Unido que ha causado la muerte a tres personas y ha infectado a 125.

El catedrático de Salud Pública de la Universidad de Alicante, Carlos Álvarez Dardet, criticó esta lectura: 'La proliferación del aire acondicionado ha venido acompañada de un empobrecimiento de los sistemas de salud pública'. Y aseguró: 'La legionela es evitable. No es normal la repetición de episodios. Gran Bretaña está del revés con su brote. Y eso que es el primero desde 1988. Aquí han fallecido tres personas y no nos podemos acostumbrar. Ni a eso ni a 500 afectados porque la Shigella contamina el agua del grifo [se refería al brote de disentería de Santa Maria de Palautordera, en Barcelona]'.

Hospitales sin controles

El gerente de la Asociación Española de Climatización (ATECYR), Ángel Gómez, señaló que 'el estado de las instalaciones es muy deficiente, porque los empresarios no quieren pagar mantenimiento'. La asociación engloba a 1.200 técnicos. Gómez coincidió con Dardet y con otras fuentes del sector en que existen muchas torres de refrigeración sin registro sanitario o inscritas bajo otra denominación. Dardet y Gómez coincidieron en otra crítica: que los hospitales sean a menudo focos de infecciones. '¿Cómo se pide a un empresario que revise su torre si el hospital de su pueblo no lo hace?', se preguntó Dardet. Gómez aseguró que muchos edificios públicos no realizan un mantenimiento correcto.

Martínez Moreno afirmó que hasta junio, los casos de legionelosis habían disminuido un 10% respecto a 2001. Lo achacó al real decreto para la prevención de la enfermedad que Sanidad aprobó en julio de 2001, siete meses después de lo anunciado y tras la epidemia de Murcia. Las autonomías son las encargadas de la inspección.

El decreto establece que el responsable de los equipos y de lo que ocurra es el dueño de la instalación. Y poco más. Marca dos revisiones anuales a las torres de refrigeración (según Dardet, dos son insuficientes). La norma dice que hay que hacer análisis microbiológicos, fisico-químicos y control del biocida usado, entre otras cosas, pero no establece exactamente qué valores son tolerables.

'¿De qué sirve medir por medir?', se preguntó un instalador. Gómez criticó que el ministerio decidiera aprobar el texto 'de un día para otro, olvidando todo el trabajo realizado antes de la epidemia'. Martínez Moreno aseguró que la norma es 'un buen documento de partida que ha funcionado relativamente bien'. Pero reconoció que Sanidad planea reformarla aunque no hay fecha.

Aparte de la proliferación de casos, España fue el país que más legionelosis exportó en 2001 al resto de Europa: 74. Italia, con 24, y Turquía, con 20, están lejos. Los datos son del Grupo Europeo de Trabajo para las Infecciones de Legionela (EWGLI, en inglés). Desde 1987 hasta 2001 España es el país que más legionelosis ha exportado: 602 casos, mucho más que Italia, 337, y Francia, 353. La legionelosis se da a menudo en viajeros porque los hoteles son frecuentes focos de infección. Es difícil diagnosticar porque el paciente puede pasar la enfermedad en su casa (el periodo de incubación oscila entre 2 y 10 días) y no es fácil reconstruir un foco a partir de dos casos en Colonia y en Milán.

Dardet, que además es director del Journal of Epidemiology and Community Health, aseguró que en España la información tras los brotes no se comparte: 'Más que descentralización, hay desorganización'. Y criticó la falta de implicación del CNE. 'Las comunidades se enfrentan a los brotes sin saber manejarlos aunque haya habido uno a 100 kilómetros'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 14 de agosto de 2002