Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
REPORTAJE

"A Letelier se le escucha en Washington"

Secretario. (...)Sería una verdadera ayuda que nos informara sobre las medidas que está emprendiendo en el área de los derechos humanos. No digo nada de esto con la idea de perjudicar a su Gobierno. Deseo que tenga éxito y quiero seguir teniendo la posibilidad de ayudarle (...)Si derrotamos la enmienda de Kennedy (no sé si escucha mis conversaciones telefónicas pero, en ese caso, habrá oído que acabo de dar instrucciones a Washington para que dediquen todos sus esfuerzos a ello), entregaremos los F-5E tal como habíamos acordado. Si los hemos retenido durante un tiempo ha sido para no dar más argumentos a nuestros enemigos.

Pinochet. Estamos volviendo a la institucionalización paso a paso. Pero sufrimos ataques constantes de los cristianodemócratas. Se les escucha mucho en Washington. No la gente del Pentágono, pero sí en el Congreso. Gabriel Valdés tiene influencia. Y Letelier.

Secretario. No he visto a ningún democristiano desde hace años.

Pinochet. Y Tomic, y otros que no recuerdo. Letelier tiene acceso al Congreso. Sabemos que esas personas dan informaciones falsas. Nosotros no tenemos experiencia de gobernar. Nos preocupa nuestra imagen. Dentro de unos días vamos a publicar el artículo constitucional sobre los derechos humanos y otro para la creación del Consejo de Estado. Estamos haciendo esfuerzos para avanzar hacia la institucionalización. En el ámbito económico, hemos pagado nuestras deudas, después de renegociarlas. Este año vamos a pagar 700 millones de dólares en deudas e interés. Hemos llevado a cabo reformas en las tierras. Y estamos tomando otras medidas constitucionales. Hemos puesto en libertad a la mayoría de los presos. Hace poco han salido 60 más. El 11 de septiembre de 1974 desafié a los soviéticos a que liberasen a sus presos. Pero no lo han hecho, mientras que nosotros no tenemos ya más que 400 prisioneros. En materia de relaciones internacionales, las cosas van bien. En el caso de Bolivia hemos dado muestras de nuestra buena voluntad. Ahora todo depende de Perú.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 28 de febrero de 1999