Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL APOYO DE EE UU A PINOCHET

Asesinado tres meses después

El 8 de junio de 1976, Augusto Pinochet mencionó dos veces el nombre de Orlando Letelier a Henry Kissinger. "Estamos volviendo a la institucionalización paso a paso. Pero sufrimos ataques constantes de los democratacristianos. Tienen peso en Washington. No en el Pentágono, pero sí en el Congreso. Gabriel Valdés tiene influencia. Y Letelier". Acto seguido, insistió: "Y Tomic, y otros que no recuerdo. Letelier tiene acceso al Congreso. Sabemos que están dando información falsa. No tenemos experiencia de gobierno. Estamos preocupados por nuestra imagen".Letelier, ex ministro de Defensa del Gobierno de Salvador Allende y ex embajador en Washington, pasó por el campo de concentración de la isla de Dawson, después del golpe militar del 11 de septiembre de 1973 y logró su libertad en septiembre de 1974. Letelier regresó a Washington en 1975 para trabajar en el Institute for Policy Studies.

En la primavera de 1976 Letelier se entrevistó con tres miembros del Congreso que se aprestaban a viajar a Chile. Tras su regreso, Tom Harkin elevó a la Cámara un proyecto de ley para suspender la ayuda de EEUU a los países que violaran los derechos humanos. Otro senador preocupaba a Pinochet: Edward Kennedy. Fue éste quien el 2 de octubre de 1973 atacó la política de silencio de Nixon y propuso suspender toda ayuda a Chile que no fuera estrictamente humanitaria "hasta que se compruebe que el Gobierno chileno protege los derechos humanos de todos los individuos". No lo consiguió hasta diciembre de 1974. Ambas Cámaras del Congreso votaron a favor de cancelar la ayuda militar norteamericana a Chile, "a menos que el presidente informe al Congreso que Chile está haciendo progresos fundamentales en la observancia de los derechos humanos". El grifo se cerró en 1976. Fue en medio de este proceso cuando Kissinger viajó a Chile, donde se reunió con Pinochet.

En sus memorias, Kissinger termina con una referencia a su viaje. Omite, desde luego, su entrevista con Pinochet. "En junio de 1976, yo asistí en Santiago a una asamblea general de la OEA, y pronuncié un discurso sobre los derechos humanos. El estado de los derechos en Chile había mejorado, pero no era todavía completamente satisfactorio; sin embargo, era mucho más aceptable que en muchos regímenes radicales de izquierda que han escapado a toda censura".

El acta de la reunión deja claro que Kissinger hizo una componenda y acordó previamente con Pinochet los términos en que se referiría a los derechos. El hecho es que el 21 de septiembre de 1976, tres meses después del encuentro, la DINA chilena consumaba el asesinato de Letelier y de su colaboradora, Ronni Moffit, en Washington, como resultado de una bomba en el coche que les llevaba. Kissinger seguía siendo entonces secretario de Estado. El jefe de la DINA, Manuel Contreras, fue condenado por este asesinato; pero el hombre obsesionado con Letelier, el que habló de él a Kissinger , el que una vez dijo "la DINA soy yo", esto es, Pinochet, no fue acusado. Tras la detención de Pinochet en octubre, Kissinger dijo que el Reino Unido cometió un serio error al detener al ex dictador chileno y explicó que él nunca había oído hablar de Pinochet cuando éste llegó al poder tras el golpe de Estado en Chile.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 28 de febrero de 1999