EL ESPAÑOL, ÚNICO IDIOMA OFICIAL

Puerto Rico reivindica, en el Día de la Lengua, una mayor presencia cultural española

El pueblo de la isla es candidato al Premio Príncipe de Asturias, que se falla el viernes

Más información

La pequeña localidad de San Germán, a unos 150 kilómetro al sudoeste de San Juan de Puerto Rico, fue ayer escenario de un acto cultural-patriótico, organizado por el Comité Pro Reafirmación del Idioma Español, im pulsado y encabezado por buena parte de los intelectuales y profesores universitarios de la isla.Los organizadores del acto y otros intelectuales puertorriqueños, como Ricardo Alegría, fundador del Instituto de Cultura de Puerto Rico, destacaron en declaraciones a este diario sus esperanzas de que España apoye con mayor energía los esfuerzos de Puerto Rico, por preservar su lengua y sus raíces culturales. "Lo puertorriqueños hemos estado defendiendo nuestra lengua durante 93 años en circunstancias muy difíciles y desfavorables; nos hemos mantenido firmes en nuestro propósito de ser hispa noamericanos y hablar el idioma español", dijo Alegría, quien añadió: "A veces hemos tenido la sensación de que España no no daba importancia, porque no te nemos soberanía. Ahora Puerto Rico ha dado un paso casi heroico con la oficilización del español y España debe corresponder con una presencia y una actuación más agresiva en Puerto Rico. La nominación para el premio Príncipe de Asturias nos conmueve, pero debería ser un primer paso, no una rubrica".

Paradójica situación

En Puerto Rico se ha dado la pa radójica situación de que, al tiempo que toda la vida econó mica y las infraestructuras socia les de la isla se ajustaban cada vez más al modelo norteamerica no, la población ha votado con la lengua por el predominio del idioma español, que es en el que se conducen los asuntos públicos y en el que se relaciona la inmensa mayoría de los puertorriqueños. Ello es así hasta el punto de que sólo una pequeña parte de la población es verdaderamente bilingüe y sólo algunas empresas norteamericanas radicadas en la isla insisten en que su personal hable exclusivamente en inglés.

Es en este contexto en el que se ha producido la declaración del español como idioma oficial único, realizada por el Gobierno de Rafael Hernández Colón, del Partido Popular Democrático, con el voto a favor de los representantes independentistas y la oposición de los miembros del Partido Nuevo Progresista.

La oficialización del español no ha hecho, por así decirlo, más que reconocer por ley lo que es real a nivel cotidiano. La vida cultural de la isla, por otro lado, parece confirmarlo así. La literatura que se produce en Puerto Rico se realiza exclusivamente en español y, como apuntan los profesores Awilída Palau y Pedro Juan Rúa, "aquí no existe ni un solo escritor reconocido que escriba en inglés". El panorama universitario y literario, en cambio, está cuajado de nombres y resonancias hispánicos. La universidad de Puerto Rico tuvo en los años cincuenta como profesores a personajes de la talla de María Zambrano, Juan Ramón Jiménez y Pedro Salinas.

Hoy, la producción literaria española está plenamente presente en las librerias puertorriquenas, aunque los libros escritos en la isla ya no se llevan a imprimir a España, como sucedía hasta los años sesenta y prInclpios de los setenta. Las imprentas propicias para los autores puertoriqueños están más cerca, en la República Dominicana, en Venezuela, en Miami o en el propío Puerto Rico. De todos modos nombres como los de Rafael Alberti, Camilo José Cela, Juan Goytisolo o Antonio Buero Vallejo son repetidos con veneración.

Lo mismo clbe decir de la música. La figura de Pau Casals sigue rodeada de una aureola especial en Puerto Rico como iniciador de un festival intemaclonal de música que atrae cada año a los mejores intérpretes del mundo. Al margen de los valores autóctonos como el cantante de ópera Justino Díaz, el pianista Elías López o la multitud de cantantes y conjuntos populares puertorriqueños, la isla parece resistirse encarnizadamente al aluvión de ritmos y músicas anglosajones o de raigambres étnicas distintas que genera la industria norteamericana.

Tal resistencia, no obstante, no se da en los medios en los que EE UU puede hacer valer su su premacía histórica: la televisión y el cine. Los tres canales en es pañol que pueden verse en Puer to Rico -uno puertorriqueño, otro norteamericano y un tercero mexicano- estan constelados de espacios producidos en EE UU y los demás canales son en inglés. La cartelera cinematográfica presenta la misma tónica, con absoluto predominio de producciones norteamericanas.

Por lo que se refiere a la prensa escrita el predominio del español se impone. De los tres diarios editados en Puerto Rico, sólo uno, el San Juan Star, está en inglés y tiene una difusión diaria de 60.000 ejemplares. Los otros dos son el independiente El Día, con una difusión de 150.000 ejemplares y el sensacionalista El Vocero (una versión puertorriqueña de El Caso) que tiene una difusión de 225.000 ejemplares al día.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 16 de abril de 1991.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterCursos Recomendados

Lo más visto en...

Top 50